Redacción People en Español
October 20, 2017 AT 05:06 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Un adolescente describió ante un tribunal los maltratos que su hermano menor de 8 años sufrió durante meses a manos de su madre y su novio, que le acabaron causando la muerte.

Según NBC, los fiscales del condado de Los Ángeles argumentan que el pequeño fue víctima de terribles torturas de parte de su madre y su novio, quienes conspiraron para matarlo desde que el pequeño se mudó con ellos en el 2012.

Ezequiel, el hermano de 16 años de la víctima, fue quien testificó con detalle sobre los abusos que sufrió su hermanito en manos de Isauro Aguirre, el novio de su progenitora.

Aguirre, de 37 años, está siendo juzgado en el Tribunal Superior de Los Ángeles por asesinato en la muerte de Gabriel en mayo de 2013. La madre de Gabriel, Pearl Fernández, de 34 años, también está acusada de asesinato en la muerte del niño. Su juicio aún está pendiente.

Facebook/Gabriel's Justice

Ambos enfrentan una posible condena a muerte si son declarados culpables. Según la prensa local, la evidencia y el testimonio en el juicio de Aguirre han dejado atónitos a los observadores de la corte y al jurado, y en repetidas ocasiones se les ha escuchado sollozar a algunos.

El abogado de Aguirre, John Alan, dijo en el tribunal esta semana que su cliente es “culpable de asesinato” y no niega los abusos “indescriptibles”. Alan señaló que Aguirre se enfureció antes de la paliza final del muchacho, pero que este “nunca tuvo la intención de que Gabriel muriera”.

Irfan Khan/Los Angeles Times via Getty Images

Cuando los paramédicos llegaron a la residencia de la víctima el 22 de mayo de 2013, lo encontraron desnudo, con el cráneo fracturado, costillas rotas, quemaduras graves y balines insertados en el cuerpo. Se le declaró la muerte cerebral y se le retiró el soporte vital dos días después.

La muerte de Gabriel también causó que se imputara por negligencia a algunos de los trabajadores sociales que atendían el caso del niño. Según los medios, todos los trabajadores sociales acusados ​​se han declarado inocentes.

Irfan Khan/Los Angeles Times via Getty Images)

Una investigación del diario Los Angeles Times reveló que agentes de los servicios sociales visitaron la casa de Gabriel varias veces, pero no encontraron señales de abuso y no registraron los datos necesarios que hubieran permitido descubrir lo que estaba sucediendo.

Ezequiel le dijo al jurado esta semana que su hermano sufrió palizas regulares, presuntamente a manos de Aguirre y su madre, y que fue amordazado y atado sin comida ni agua durante horas en un pequeño armario cerrado que llamó la “caja”. La pareja supuestamente se reía durante las palizas.

Ezequiel dijo que Aguirre agarraba a su hermano por el cuello y lo dejaba caer al suelo para que se desmayara, le hacía comer arena para gatos y excremento, y usaba una hebilla de cinturón para golpearlo.

A veces, cuando estaba desnudo, le disparaban con una pistola de balines en pecho, las piernas y la ingle. Ezequiel dijo que en una ocasión, Aguirre golpeó la cabeza de Gabriel con tanta fuerza en una pared que dejó una marca.

También testificó que Aguirre y su madre presuntamente obligaban a Gabriel a comer comida podrida, y que cuando la vomitaba, lo obligaban a comerse su propio vómito.

“Mi mamá y su novio hicieron que Gabriel comiera cosas estropeadas o caducadas”, dijo. “Una cosa que recuerdo es espinaca expirada. Lo vomitó y lo obligaron a comerlo fuera de la mesa “.

El adolescente, que tenía 12 años cuando Gabriel murió, dijo que supuestamente su madre y su novio lo amenazaron con darle una paliza si alertaba a la gente del abuso de Gabriel y le dijeron que mintiera a los trabajadores sociales si le preguntaban cómo Gabriel se había hecho las heridas.

También dijo que su madre y Aguirre centraron su ira en Gabriel y no abusaron de él, su hermano o hermana.

Los fiscales señalaron al comienzo del juicio que Aguirre maltrataba al pequeño por creer que Gabriel era homosexual. “No es un asunto de drogas. No se trataba de problemas de salud mental “, dijo al jurado el lunes el fiscal adjunto del distrito, Jonathan Hatami.

“Aguirre fue abusivo porque no le gustaba … creía que Gabriel era gay, y para él eso era algo malo … lo hizo por odio hacia un niño pequeño”, agregó.

La hermana de Gabriel de 14 años, Virginia, también testificó esta semana en el juicio de Aguirre, según KABC.

La noche que Gabriel murió, contó,  Aguirre “le quitó el aire [a Gabriel] y se cayó, y no volvió a levantarse. Entonces lo levantaron, lo arrojaron a la ducha y le gritaban que se despertara”.

“Cuando no se despertó, mi madre decidió llamar a la policía. Y ella me dijo que tomara un trapo y limpiamos la mayor parte de la sangre que había en el piso”, agregó.

Según CBS News, se espera que el juicio dure entre seis y ocho semanas.

You May Like

EDIT POST