Mayra Mangal
April 12, 2018 AT 04:19 PM EDT

Una niñita de 8 años y su hermano estuvieron a punto de ser llevados a México luego de haber sido secuestrados por una desconocida, de no ser por el valor y sagacidad de la niña que en un oportunidad llamó al 911 y consiguió que los salvaran.

Según reportes del departamento de policía de San Diego, los hechos sucedieron este lunes hacia el medio día en el poblado de Encanto, cercano a San Diego, cuando Malayha Cole había ido a la tienda con su mamá y su hermanito. La mamá dejó el auto encendido y dejó a los niños en el estacionamiento para entrar al almacén. En ese instante, una desconocida se subió al auto y arrancó llevándose a los menores.

Y aunque Rodney Cole, madre de la niña, se percató de lo que ocurría y trató de perseguir el carro a pie, no pudo alcanzarlo.

Pero la ladrona no contaba con la astucia de la menor que tenía en su poder el teléfono que su mamá le había dejado a cargo. “Si no nos llevas de regreso a nuestro papi voy a llamar a la policía”, amenazó la niña en entrevista con la estación KNSD de San Diego. La niña contó entonces que la mujer enfureció y le dijo que no llamara a nadie. “Si no me das ese teléfono manejaré en círculos y estrellaré este auto”, dijo la mujer, que responde al nombre de Leslie Esparanza Saenz y tiene 26 años.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Pero la niñita no se dejó amedrentar y llamó a la policía pidiendo ayuda y diciéndole a la operadora que ella y su hermanito de tres años habían sido secuestrados. Para mayores señas, Malayha indicó que iban sobre una carretera y que en el camino se veían letreros que decían que iban rumbo a México.

De inmediato la policía de San Diego se movilizó y tras de una hora de cacería la mujer fue detenida cuando intentaba pasar el cruce fronterizo de San Ysidro .

Ahora sobre ella pesan cuatro cargos incluyendo secuestro de un auto, secuestro para cometer un robo, robo de un auto y amenazas de muerte, según fuentes confirmaron a People. La mujer permanece bajo custodia de las autoridades.

“Yo simplemente le doy gracias a Dios, estoy muy agradecida con la polícía de San Diego y cada una de las dependencias de justicia que trabajaron unidas para encontrar a mis hijos en una hora”, exclamó entre lágrimas la mamá de los menores. “Cada uno de los cinco minutos que pasaban se me hicieron como un día completo”.

 

You May Like

EDIT POST