Mayra Mangal
October 26, 2017 AT 04:19 PM EDT

La muerte de un bebé de cuatro meses que fue encontrado en estado de desnutrición y cubierto de gusanos fue un homicidio. Así lo han dictado autoridades de Iowa tras la autopsia que se le practicó al pequeño Sterling Koehn, residente del poblado de Alta Vista en el condado de Chicksaw.

El niño fue descubierto por paramédicos el pasado 30 de agosto cuando hacia las 12:57 p.m. una ambulancia fue llamada al domicilio de su familia reportando su muerte. En la llamada al 911 se dijo que alrededor de las 9:00 p.m. la madre del menor lo había alimentado y que estaba “bien”, pero que hacia las 11:00 u 11:30 lo volvió a revisar y “había fallecido”.

El menor fue descubierto sin vida aún en su mecedora eléctrica infantil con un pañal que no había sido cambiado en una semana y con gusanos en diversos estados de gestación en su piel y ropa.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ahora la fiscalía del condado de Chicksaw acusa a los padres del menor, Cheyanne Harris, de 20 años y Zachary Koehn, de 28, de asesinato en primer grado y de poner en riesgo la vida de un menor.

De acuerdo al informe criminal de dicha fiscalía, el niño fue medido y pesado y se encontraba en el quinto porcentaje en cuanto a tamaño y peso se refiere para un niño de su edad. Adicionalmente, un entomólogo determinó que la criatura “no había tenido un cambio de pañales, un baño o había sido movido de su sitio en una semana”.

Según dicho documento -que fue emitido este martes- la muerte del menor fue clasificada como homicidio porque sus padres no buscaron cuidado crítico para él.

“Este caso va más allá del abandono y muestra circunstancias que manifiestan una indiferencia extrema a la vida [de un] humano”, se concluye en el reporte que fue dado a conocer por WHOTV en Iowa. La pareja permanece en una celda del condado de Chicksaw mientras aguarda su audiencia de noviembre 2 donde se les leerán formalmente los cargos.

 

You May Like

EDIT POST