Mayra Mangal
March 30, 2017 AT 11:53 AM EDT

La mexicana de 22 años que fue esclavizada e inyectada con semen por sus captores durante más de dos años se salvó  gracias a la intervención del miembro de una iglesia de Jacksonville, la ciudad de la Florida donde ocurrió la terrible historia.

Así lo cuentan los documentos del caso disponibles en la corte estatal a la que se presentó el lunes la acusada, Esther Clark, de 47 años, quien afronta una larga lista de cargos, informó People.

Los fiscales aseguran que el abuso duró más de dos años y que la inocente muchacha -que fue vendida a la acusada por “coyotes” en México- fue sometida a maltrato y labores forzadas, además de abuso físico y psicológico, entre otras cosas.

No fue sino hasta que un miembro de la iglesia Celebration Church se percató de que la muchacha “lavaba autos en un clima muy frío y con muy poca ropa”, lo cual “le pareció muy extraño”.

Al acercarse a la chica notó marcas de abuso físico, las cuales documentó antes de denunciar su descubrimiento a la policía.

Esa misma persona trató también de ayudarla a escapar, dándole dinero y un teléfono, pero cuando Clark se dio cuenta del plan la golpeó.

Cuando la mujer “compró” a la muchacha en 2012, le dijo que le daría $4,000 para servir como vientre de alquiler, lo cual no cumplió. Luego le prohibió salir del apartamento donde la había alojado “porque era peligroso” y le advirtió que si se escapaba, la iba a encontrar “por medio de las cartas del tarot”.

Posteriormente comenzó con un martirio diario de inyectarla con semen de su novio para poder embarazarla, lo cual no sucedió y debido a ello comenzó a forzarla a trabajar, por eso la tenía lavando autos. Incluso contactó a la familia de la muchacha exigiendo que le reembolsaran los $3,000 que invirtió en llevarla a la Florida.

De ser encontrada culpable, Clark podría ser condenada a 20 años de cárcel.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST