April 14, 2017 AT 05:44 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Matthew Herrick es un hombre extremadamente solicitado, para su desgracia.

Este actor que reside en Nueva York asegura que en los últimos cinco meses unos 1,100 extraños han llamado a la puerta de su casa o se han presentado en el restaurante donde trabaja con la intención de mantener relaciones sexuales con él.

¿El problema?

La incesante aparición de pretendientes, que ha convertido su vida en un infierno, no es prueba de su atractivo, sino obedece a una venganza orquestada por un exnovio con la ayuda de la aplicación para relaciones gay y bisexuales Grindr.

Eso es lo que Herrick alega en una demanda presentada contra esa popular plataforma de citas en un tribunal estatal de Nueva York el pasado enero, que ahora ha sido elevada a un tribunal federal.

De acuerdo a la querella, la expareja ha ido creando desde octubre del año pasado cuentas a nombre de Herrick, con sus datos personales, en las que acepta encuentros con otros hombres con el fin de mantener relaciones sexuales. En un solo día, asegura el demandante, se le han presentado hasta 16 amantes potenciales.

En algunos casos, sus explicaciones iniciales de que se trataba de un error no fructificaban porque la persona que controlaba su cuenta falsa había explicado que le gustaba resistirse porque quería tener la “fantasía de que lo violaban”, argumenta.

Incluso, según el diario New York Post, uno de esos hombre se coló en su apartamento y agredió a su compañero de piso cuando lo amenazó con llamar a la policía.

CNN se puso en contacto con el exnovio, quien se limitó a negar que hubiera creado las cuentas. En una declaración escrita que hizo llegar a la cadena, Grindr aseguró que su producto cuenta con herramientas técnicas y humanas de vigilancia, además de que anima a los usuarios a denunciar cualquier actividad “sospechosa o amenazante”. Al mismo tiempo, recordó que es una plataforma “abierta”.

 

 

You May Like

EDIT POST