January 17, 2017 AT 12:40 PM EST

Saber su su hija se había casado con un hombre que no era de su gusto y sin su consentimiento fue demasiado para Parveen Bibi, una mujer de Pakistán que prefirió asesinarla quemándola viva que verla con el esposo equivocado.

Con la ayuda de su hijo Anees Rafique, la mujer ató a la recién casada Zeenat Rafiq, de 18 años, a una cuna y la empapó con queroseno antes de prenderle fuego.

Cuando los vecinos escucharon los gritos y acudieron a la casa, la familia no les permitió entrar. Finalmente, cuando la policía pudo acceder a la vivienda, descubrió el cuerpo carbonizado de la jovencita, según las autoridades.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Los detalles de este escabroso crimen cometido en junio del año pasado se volvieron a revivir en una corte de Lahore, que el lunes condenó a muerte a Bibi y a su hijo, hermano de la víctima, a cadena perpetua.

Según CBS News, la jovencita se había casado el pasado junio sin el consentimiento de sus padres con su novio Hassan Khan, quien declaró que estaban enamorados desde que ambos eran estudiantes.

Tras procurar repetidamente el consentimiento de los padres de Zeenat para casarse sin éxito, la pareja contrajo matrimonio sin contar con la bendición de los progenitores de la novia.

De acuerdo al testimonio del viudo, su esposa fue a la casa de su mamá bajo la promesa de que arreglarían una celebración por su boda, cuando su verdadera intención era asesinarla por haber manchado “el honor” de la familia.

La policía que acudió a la escena del crimen testificó que al arrestar a la madre, confesó su autoría y aseguró que “no tenía nada de qué arrepentirse”.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán señala en sus informes que al menos 1.000 mujeres fueron asesinadas por sus propios parientes en nombre del honor de la familia en el 2015.

You May Like

EDIT POST