People en Espanol logo

Manténgase conectado

Suscríbete

Anúnciate con nosotros

Más

Skip to content

Noticias

Honor 41: la trágica historia que se convirtió en esperanza

Actualizado

Cuando Alberto Mendoza, fundador de Honor 41 —organización sin ánimo de lucro dedicada a dar voz a las historias de la comunidad LGBTQ latina— escuchó a sus amigos de la infancia llamarlo “41”, no supo a qué se referían y tan solo pensó que era un mote cariñoso del grupo de amigos a los que atesoraba.

No fue hasta que su padre descubrió cómo llamaban a su hijo, quien acabó con la ignorancia de Mendoza preguntándole por qué le llamaban eso “¿Eres maricón?”, le espetó. Ante tal pregunta y la aparente indignación de su padre, Mendoza no dudo en contestar que “no”, aunque la realidad era otra.

A partir de entonces, los que actuaban como sus amigos, ya al descubierto, decidieron hacer la vida imposible a Mendoza, quien logró dejar todo atrás al graduarse e ingresar en la universidad, pero el número 41 le siguió persiguiendo.

“Me daban el cambio, eran 41 centavos. Sí preguntaba la hora eran las 2:41”, recuerda Mendoza.

La vida continuó así hasta que se acercó el fatídico año en el que cumpliría 41 años. Lo que significaba un año entero de convivencia con los dos malditos dígitos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Durante una cena con un amigo, Mendoza conoció la razón por la cual en México se usa dicho número para referirse a los gays.

Ocurrió hace 115 años“, comenzó relatando Mendoza. “En México en 1901 había un grupo de hombres de la alta sociedad que organizaban eventos. Eran conocidos por ser homosexuales. En la noche del suceso tenían un baile y había 41 hombres: la mitad vestidos de hombre y la otra mitad de mujer. En un momento de la noche la policía irrumpió en el local, los apaleó y los llevó a prisión. Pero uno de ellos era el yerno del entonces presidente de México Porfirio Díaz. A él lo liberaron y el resto prácticamente desapareció: las familias tuvieron que pagar para sacarlos de prisión y de la ciudad o los que no tenían dinero fueron enviados al Yucatán a campos de trabajo y nunca se supo de ellos”.

Tras saber del relato, Mendoza se sintió extrañamente aliviado y encontró la motivación para iniciar una nueva etapa para el número 41 con una connotación positiva y esperanzadora. Es así como arrancó Honor 41, donde cada año se destaca a 41 miembros de la comunidad latina LGBTQ y se da a conocer su historia.

“Mi goal es que si un chico en Iowa de pronto piensa: ‘Creo que soy gay, ¿qué puedo hacer?’ que pueda teclear ‘gay latino’ y entonces tenga acceso a estos videos”, explica Mendoza.

Para finales de 2016, la página de Honor 41 cuenta con más de 160 videos de personas contando su experiencia personal, para quien le pueda interesar.