Mayra Mangal
September 26, 2017 AT 04:22 PM EDT

De entre todas las conmovedoras historias que ha dejado el terremoto de 7.1 grados en México, pocas han llamado tanto la atención como la muerte de dos hermanitos que fueron encontrados abrazados bajo los escombros de su vivienda en la capital mexicana.

Jimena Lora, de 6 añosJulián Andrés Astudillo Flores, de 11, murieron sepultados en un edificio ubicado en Avenida Tlalpan, al sur de Ciudad de México. Según Univision, los niños le habían pedido a su madre que les permitiera quedarse en casa ese día “para dormir otro rato” y no ir a la escuela.

Irónicamente, el edificio quedó totalmente derrumbado tras el movimiento telúrico, mientras que la escuela a la que acudían quedó intacta.

“Una vecinita me dijo que gritaban: ‘Mamá, mamá aquí estoy, sáquennos, sáquennos’ “, relató a Univision la madre de los menores, Nalleli Flores. La mujer era madre soltera y los niños eran fruto de su relación con Julio Andrés Astudillo, originario de Cali, Colombia, quien según 90minutos.co llevaba 20 años viviendo en México.

Los cuerpos de los niños fueron extraídos de entre los escombros al día siguiente del sismo del 19 de septiembre, pero la rescatistas le hicieron creer que estaban vivos, según la mujer. “Sale una señorita y me dice ‘no se preocupen los están estabilizando'”, contó. Pero en realidad, agregó la madre, los niños habían fallecido.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“En el edificio de la Colonia Tasqueña, de Ciudad de México, estaban mi hijo y mi hija. Ellos vivían en un segundo piso y tres pisos arriba les cayeron encima. Me cuentan que el rescate duró más de veinte horas, pero por desgracia salieron muertos los dos”, dijo por su parte el padre de los niños a 90minutos. El hombre indicó que la madre de los los pequeños se salvó porque estaba trabajando.

“A mí me entró una llamada y me dicen que los niños estaban atrapados, que estaban con vida hasta las seis de la tarde, después no los volvieron a escuchar”, explicó Astudillo al mencionado sitio. “Mi hijo tenía un pito, a él le gustaba mucho el fútbol y siempre molestaba con el pito, entonces él pitaba, pitaba, pitaba, pero se escuchaba que gritaban, pero ya a las seis o siete de la noche no volvieron a escucharlos nunca más”.

De acuerdo con Univision, los niños fueron sepultados el viernes pasado. En el complejo multifamiliar donde murieron los niños, perdieron la vida por lo menos 20 personas más.

 

You May Like

EDIT POST