April 25, 2017 AT 11:06 AM EDT

El asesinato de Felipe Romero, de 10 años, a manos de su entrenador Fernando Sierra tiene conmocionado a Uruguay.

El cuerpo del menor fue encontrado sin vida en una localidad cerca de Montevideo. Según el jefe de la policía local, Sierra le disparó al niño en la sien y después se quitó la vida con un disparo en la cabeza.

“El adulto estaba de espalda al suelo y el niño, boca abajo, semiabrazando al hombre con su cabeza cerca del pecho de él”, dijo a BBC Mundo Sergio Mozzo, quien estuvo a cargo de la autopsia y declaró también que el menor había sido abusado sexualmente en diferentes ocasiones. “Hubo una violación. Las marcas que se en encontraron en el niño mostraban una erosión que posiblemente fueron del mismo día o el día anterior. Tenía signos de haber sido abusado de forma reiterada por las dimensiones de la parte genital”.

Además de las pruebas de la volación, se encontraron pastillas tranquilizantes, las cuales según las autoridades Sierra se las dio al pequeño Felipe.

La amistad entre el niño y el entrenador inició en el 2015 cuando Sierra entrenaba en el Club Defensor Maldonado. Se hizo amigo de la familia hasta el grado de que el pequeño lo llamaba papá.

Dicha amistad era aprobada por la madre del pequeño Alexandra Pérez y el padre, Luis Romero, un exfurtbolista famoso.

facebook

En sí, la turbulencia empezó cuando Felipe se fue de vacaciones a Brasil con Sierra.

Al regresar, la madre consultó a una psicóloga que le recomendó que ya no dejara al pequeño convivir más con su entrenador. Ante el panorama, Pérez, habló con Sierra y le prohibió ver a su hijo.

“Si no puedo ver más a Felipe, me mato”, dijo Sierra a Pérez. Después del altercado, el entrenador rentó un auto, recogió al pequeño en la escuela y ambos desaparecieron hasta que se encontraron sus cadáveres.

Según la jueza Adriana Morisini, las autoridades continuarán las investigación hasta saber qué fue lo que condujo a Sierra a matar al niño. Se harán entrevistas a los familiares de ambas partes, la psicóloga y la directora de la escuela.

Hasta ahora se desconocen por qué la madre de Felipe decidió llamar a la psicóloga.

El entrenador no tenía antecedentes penales y el arma que utilizó no era suya.

 

 

 

 

 

 

 

You May Like

EDIT POST