Lena Hansen
January 24, 2017 AT 11:14 AM EST

El narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, quien en el 2015 sorprendió al mundo al fugarse de una cárcel mexicana por un túnel, está nuevamente tras las rejas en una prisión federal de Manhattan, en Nueva York, donde no hay opción para una escapatoria similar.

De hecho, tras ser extraditado a Estados Unidos para ser enjuiciado, su vida ha cambiado radicalmente. Un edificio de doce pisos de alta seguridad —protegido con barricadas de acero y cámaras de alta definición— es el nuevo hogar del narcotraficante mexicano, una cárcel que ha visto pasar a otros reos famosos como el estafador de Wall Street Bernie Madoff y John Gotti, ex jefe de la familia criminal Gambino.

“No va a tener acceso a nadie, simplemente a su abogado”, dijo el experto en seguridad Manuel Gómez a Telemundo, quien agregó que cualquier otra persona que quiera una audiencia con Guzmán tendrá que someterse al escrutinio de las autoridades.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

Según una ex guardia de esta prisión, el Chapo estaría en el décimo piso en una celda de 20 por 12 pies donde los presos pasan 23 horas al día sin poder comunicarse con otros reclusos.

“No es como en México que la cultura es diferente y desafortunadamente El Chapo puede usar sus recursos, sus millones”, añade Gómez. También se habrían tomado medidas para que los guardias de seguridad que lo custodian en Nueva York no sean corrompidos.

El Chapo, quien se ha escapado en dos ocasiones de prisión y ha sido capturado tres veces, enfrenta cargos presentados por siete fiscalías federales en Texas, Nueva York, Chicago y Miami.

 

You May Like