Nohelia Castro
January 20, 2017 AT 08:23 AM EST

Donald Trump se convirtió este viernes en el presidente número 45 de Estados Unidos con la promesa de abrir una nueva era en la que el país “volverá a ganar como nunca antes” anteponiendo sus intereses a cualquier otra consideración en asuntos como el comercio, la defensa o la inmigración.

Con la mano derecha alzada y flanqueado por su familia, el magnate neoyorquino juró al mediodía el cargo sobre la Biblia dirigido por al jefe del Tribunal Supremo, John Roberts, y ante la mirada de su antecesor, Barack Obama, y otros dos expresidentes, George W. Bush y Jimmy Carter.

Ante una multitud sensiblemente menor a la de otras ocasiones y con un abrigo azul para protegerse del frío y la lluvia que caía en la capital, el nuevo mandatario ofreció un discurso de investidura en el que repasó los principales puntos de la plataforma populista que lo impulsó en las pasadas elecciones a la Casa Blanca.

“Estados Unidos volverá a ganar, a ganar como nunca antes”, aseguró el multimillonario, quien prometió “devolver” el gobierno del país a los ciudadanos. “Hoy le retiramos el poder a Washington y se lo entregamos a ustedes, el pueblo”.

Alex Wong/Getty Images

 

Trump dibujó un pasado oscuro en el que los políticos habían “prosperado” mientras el resto del país sufría la pérdida de empleos e ingresos a consecuencia de la globalización y el traslado de la producción industrial a otros países.

“Esto termina aquí mismo, ahora mismo, porque este momento les pertenece”, afirmó. “Los hombres y mujeres olvidados, ya no lo serán más”.

Lamentó que “durante muchos años” se haya “enriquecido” la industria de otros países a costa de estadounidense, de haber “subsidiado” otros ejércitos a costa del estadounidense y defendido otras fronteras mientras “rechazábamos defender la nuestra”.

En este sentido, aseguró que seguirá dos reglas: “Comprar lo estadounidense y contratar estadounidenses”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En cuanto a la inmigración, no hizo ninguna mención a la construcción de un muro en la frontera con México o su promesa de deportar a los 10 millones de indocumentados.

Pero sí aseguró que protegerá la frontera de “otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras compañías y destruyen nuestro empleo”.

“Recuperaremos nuestros empleos, recuperaremos nuestras fronteras, recuperaremos nuestra riqueza”, sostuvo. “Haremos a Estados Unidos grandes de nuevo”.

Poco después, y acompañado de la nueva primera dama, Melania Trump, el nuevo presidente acompañó al expresidente Obama y su esposa Michelle al helicóptero que los trasladó a la base aérea Andrews, donde después de una breve ceremonia, partirán de vacaciones a California.

En ese momento se culminó el traspaso de los poderes y el nacimiento de un nuevo gobierno, la administración Trump.

 

You May Like

EDIT POST