Mayra Mangal
January 24, 2017 AT 01:19 PM EST

A dos días de que millones marcharan en Washington y alrededor del mundo para defender los derechos de las mujeres, el presidente Donald J. Trump acaba de firmar su primer decreto en contra del aborto al reactivar la llamada Mexico City Policy.

Uno de los cinco decretos que hasta ahora ha firmado Trump desde que subió al poder el viernes pasado, esta regulación restaurada impide la aportación de fondos federales a organizaciones no gubernamentales del extranjero que que incluya como opción la interrupción del embarazo como método de planificación familiar.

El mandato tiene poco que ver con la capital mexicana y toma su nombra de la sede de la Conferencia Internacional sobre Población de las Naciones Unidas realizada en 1984, que se llevó a cabo en Ciudad de México.

Fue el fallecido presidente Ronald Reagan quien echó a andar la regulación, y a lo largo de los años ha sido instaurada y eliminada en varias ocasiones. El expresidente Bill Clinton fue el primero en derogarla en 1993, pero George W. Bush volvió a activarla en 2001. El expresidente Barack Obama la volvió a derogar en los primeros días de su mandato.

La reactivación de esta política fue firmada por Trump el lunes en Washington ante la alarma de organizaciones a favor del aborto y el aplauso de los llamados defensores de la vida.

Mujeres en la marcha del Women’s March, del 21 de enero.

Ray Tang/Anadolu Agency/Getty Images

Estas son las formas en las que la nueva política podría afectar a las mujeres en Estados Unidos y el mundo:

1. – Obliga a los proveedores de salud a aceptar la regulación y dejar de brindar servicios de información a su público o de lo contrario perder fondos de parte del gobierno de Estados Unidos. Según la revista Time, varios grupos de salud y desarrollo han expresado su preocupación por las posibles implicaciones para las mujeres fuera de Estados Unidos. La U.S. Agency for International Development (USAID) es actualmente el donador más importante de servicios de planificación familiar. La falta de información en las comunidades más necesitadas precipitaría el aumento de abortos por embarazos no deseados.

2.- La restauración de la regulación en 2001 aumentó el número de abortos en la Africa subsahariana debido a que muchas mujeres que dependían de clínicas que recibían fondos del gobierno de Estados Unidos dejaron de proveerles acceso a métodos contraceptivos, quedaron embarazadas y acudieron a métodos abortivos para evitar embarazos no deseados.

3.- Organizaciones como Marie Stops International  -que ya ha dicho que no esta de acuerdo con el decreto de Trump- perderán la ayuda financiera del gobierno. El grupo asegura que ello podría causar unos 6.5 millones de embarazos no deseados, 2.2 millones de abortos, 2.1 millones de abortos inseguros o ilegales y la muerte de 21,700 madres.

“Los intentos por detener el aborto por medio de leyes restrictivas -o por detener la planeación familiar- nunca funcionarán porque ellos no eliminan la necesidad del aborto”, aseguró a Time Marjorie Newman-Williams, vicepresidenta Marie Stopes International. “Esta política exacerba el de por sí significante reto de asegurar que la gente en países en vías de desarrollo que quieran espaciar y planear los hijos que tengan puedan obtener los contraceptivos que necesitan para logarlo”.

 

You May Like