Celeste Rodas de Juárez
June 06, 2017 AT 10:16 AM EDT

La policía de New York detuvo ayer a un médico octogenario acusándolo de emitir unas 14,000 recetas de píldoras innecesarias y de sustancias altamente adictivas aún cuando se alega que él sabía que muchos de esos pacientes tenían problemas de adicción.

Según reportó The New York Post, las autoridades estiman que las recetas que firmó el Dr. Martin Tesher, de 81 años, habrían generado 2.2 millones de píldoras de oxicodona, lo que representaría un valor de aproximadamente $20 millones en opioides.

El problema de los opiáceos es tan serio en Estados Unidos, que en agosto del año pasado, la BBC afirmó que “la sobredosis de drogas se ha convertido en la principal causa de muerte accidental, superando a los accidentes de tráfico”.

Este tipo de adicción ha sacudido también fuertemente a Nueva York, en donde según informaciones oficiales de esta ciudad y del estado, el índice de sobredosis de opiáceos, incluidos la heroína y medicamentos para el dolor, se triplicó del 2000 al 2015.

Como parte de la investigación que puso a Tesher en evidencia, un agente encubierto se hizo pasar como paciente y el médico canadiense —que ganaba casi $800,000 al año en su oficina de Upper Estate Side, cercana al Central Park— le recetó 15 píldoras diarias de oxicodona por un mes, aún cuando admitió que creía que él tenía una adicción. El médico jamás confirmó si el supuesto paciente había sufrido alguna lesión ni revisó sus récords médicos.

Otro supuesto paciente, le indicó al médico que tenía una adicción a medicamentos contra el dolor. Sin embargo, Tesher le recetó cientos de píldoras de oxicodona en cada visita, en vez de recetarle una droga que le ayudara a combatir esa adicción.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

James J. Hunt, Agente Especial de la Agencia Antidrogas (DEA), opinó que El Dr. Tesher “actuó de manera similar a una operación multimillonaria de narcotráfico de heroína, distribuyendo más de $20 millones en opioides”. Y agregó que al utilizar su posición como médico de familia“evitó que los pacientes que buscaban ayuda contra el abuso de sustancias la obtuvieran y convirtió a nuevos pacientes en adictos a los opiáceos prescribiéndolos innecesariamente a cambio de dinero en efectivo”.

Ahora el médico, que salió en libertad el lunes tras pagar una fianza de $250,000, enfrenta 20 años de prisión por distribución de substancias controladas.

 

You May Like