Celeste Rodas de Juárez
November 15, 2017 AT 04:51 PM EST

La policía de Stockton, California, anunció este miércoles que ya atrapó al “violento psicópata” que se había escapado de un hospital mental de Hawaii.

La captura de Randall Toshio Saito luego de su fuga el domingo por la mañana se produjo después de que los investigadores recibieran la pista de que el fugitivo podría ir rumbo a la casa de su hermano en la ciudad californiana.

Saito, de 59 años, fue encontrado no culpable por razones mentales del asesinato de una joven de 23 años, Sandra Yamashiro, a quien no conocía y a la que encontró en un popular centro comercial.

Según las autoridades, le disparó y apuñaló repetidamente antes de dejar su cadáver en un automóvil estacionado en el centro comercial. El fiscal a cargo del caso dijo en su momento que el acusado cumplía “todos los criterios de un asesino en serie clásico”. Tras el veredicto, fue ingresado en 1981 en la instalación estatal situada en la isla de Oahu.

AP/REX/Shutterstock

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El paciente, que tras tantos años recluido gozaba de amplia libertad de movimientos, logró salir del recinto y llamar a un taxi con un teléfono celular. Un video de vigilancia muestra como Saito le dice al conductor que se llama Bill y entra al vehículo, que lo transportó a un aeropuerto.

Allí logró acceder a un vuelo a la isla de Maui, donde horas después logró embarcara en otro vuelo con destino a San José, California. Tal vez  lo más insólito es que el personal del hospital no reportó su desaparición hasta alrededor de las 7:30 p.m, dos horas después de la llegada de su vuelo a San José.

De acuerdo a varios medios, desde su reclusión Saito había mantenido relaciones sexuales con al menos tres miembros del personal del hospital, a quienes presuntamente manipuló para conseguir artículos de contrabando. En 1981 un tribunal negó su solicitud de libertad condicional, debido a que seguía sufriendo de “sadismo sexual y necrofilia”.

You May Like

EDIT POST