Mayra Mangal
April 25, 2017 AT 12:22 PM EDT

Ricas y famosas, nobles o plebeyas, las madres siempre sufren con las travesuras de sus hijitos. El caso de Jennifer López no es distinto: cuando visitó a la conductora Ellen DeGeneres en su show.

Agarraditos de la mano y luciendo muy fashion, Emme Maribel Muñíz y Maximilian Max David Muñíz, de 9 años, hicieron su debut en el popular show este lunes. Pero sus rostros y actitudes no podían ser más distintos: mientras que la pequeña Emme, ocupó un puesto de honor en las piernas de mamá y lució muy bien portada, Max salió con cara de palo y de inmediato se escondió tras el sillón.

Gracias a la simpatía y dulzura de Ellen, el niño salió brevemente para sentarse con su mamá, pero al mirarlo a disgusto la anfitriona le ofreció esconderse dentro de una caja de madera que hacía de mesa en el set. El niño le tomó la palabra y desde ahí ofreció una entrevista.

Mientras Ellen preguntaba a Emme si ella era músico, su hermano -desde la caja- respondió que a él lo que le gustan son los videojuegos. “Es muy mandón”, dijo su madre, en consenso con su hijita.

La escena fue divertidísima, aunque no sabemos si lo fue tanto para JLo, quien lucía un poco nerviosa con el niño encerrado ahí. “Hay que darle aire”, dijo Ellen abriendo un poco el cubo de madre, que luego cedió ante los embates del travieso niño.

“Vamos a demandar a tu madre”, dijo en broma Ellen, “tu mamá tiene mucho dinero”.

Ni hablar, ¡se robaron el show!

You May Like

EDIT POST