Fish oil capsules, cod liver, and salmon fillet on wooden surface
Getty Images
June 01, 2018 AT 04:06 PM EDT

 

Olvidémonos de la leche tibia. Un nuevo estudio de la Universidad de Pennsylvania asegura que el pescado puede ser la clave para dormir bien.

El estudio, publicado el 21 de diciembre en Scientific Reports, halló una relación entre el consumo regular de pescado y una mejor calidad de sueño entre escolares chinos, probablemente gracias a los ácidos grasos omega-3 de este alimento. Principalmente como resultado de una mejor calidad de sueño, los investigadores hallaron que los niños también obtenían resultados más altos en las pruebas de coeficiente intelectual.

“Hay una relación entre el consumo de pescado y una mejor función cognitiva. Lo que aquí documentamos es que es la mejor calidad de sueño la que explica la relación”, dice Adrian Raine, uno de los autores del estudio y profesor de criminología, siquiatría y sicología en la Universidad de Pennsylvania. “De la A a la B a la C: del consumo de pescado a una mejor calidad de sueño a una mejor función cognitiva”.

Los investigadores pidieron a 541 escolares de China entre los 9 y 11 años que describieran sus hábitos alimentarios, incluyendo con qué frecuencia consumían pescado. Por otra parte se pidió a los padres que contestaran preguntas sobre los patrones de sueño de los niños. Más adelante, los investigadores hicieron pruebas de coeficiente intelectual a los chicos al cumplir 12 años.

Hallaron relaciones entre comer pescado con regularidad —entre más, mejor— y tanto un mejor sueño como mejores resultados en las pruebas. Raine explica que parece que muchos de los beneficios cognitivos se pueden relacionar con el sueño. “El cerebro es mucho más plástico a una temprana edad en el desarrollo de los niños”, comenta. “Podríamos anticipar que el consumo de pescado a una temprana edad puede ser particularmente beneficioso para el sueño y la función cognitiva de un niño”.

Si bien el estudio se enfocaba en los niños, Raine afirma que: “es muy probable que estos resultados se puedan aplicar también a los adultos”, citando estudios que han demostrado que los ácidos grasos omega-3 pueden alterar la función sicológica en los adultos.

Comer pescado tan solo unas cuantas veces al mes puede mejorar el funcionamiento del cerebro, declara Raine. (El pescado y el omega-3 han demostrado también ser buenos para el corazón.)

“Lo importante es tener una dieta balanceada. No tiene que ser mucho”, aconseja. “Incluso si los padres logran que sus hijos coman pescado una vez a la semana podría ser suficiente para que haya alguna diferencia en la escuela y en el rendimiento a largo plazo, y especialmente en el sueño”.

  • Traducido por Carmen Orozco

You May Like

EDIT POST