June 22, 2018 AT 01:55 PM EDT

Recientemente, la comunidad afrolatina en Estados Unidos y Latinoamérica se ha movido para cambiar la narrativa que pinta la demográfica latinoamericana como una compuesta solamente por personas de ascendencia blanca y europea. Su labor ha rendido frutos en forma de librerías, documentales, música y festivales que están creando un nuevo modelo para la comunidad, al igual que espacios que celebran su herencia africana.

Esta nueva generación de afrolatinas se unió en un panel moderado por Shirley Velásquez, editora digital ejecutiva de CHICA. El panel incluyó a las autoras Sulma Arzu-Brown y Elena Romero, las emprendedoras Noelle Santos— dueña de la librería The Lit Bar en el Bronx de Nueva York— y Mai-Elka Prado— fundadora del Afro-Latino Festival— y la documentalista Omilani Alarcón.

“He aprendido a soñar, a tomar acción en los proyectos que van a tener un impacto en la comunidad”, dijo Prado, quien celebrará el Afro-Latino Festival en Nueva York en julio. “[He aprendido a] tomar ese primer paso y confiar en que la comunidad va a acercarse, que va a tener un impacto positivo”.

Las cinco mujeres discutieron cómo se originaron sus respectivos proyectos, cómo sus experiencias han inspirado su trabajo dentro de la comunidad afrolatina y cuáles han sido las lecciones más importantes que han obtenido a través de su labor comunitaria y académica. “La lección más importante es que todos debemos apreciar lo que nos hace únicos”, dijo Arzu-Brown, autora del libro Pelo malo no existe.

Mira la conversación aquí y participa en nuestra encuesta para ayudarnos a conocer más sobre la comunidad afrolatina. 

You May Like

EDIT POST