December 15, 2017 AT 06:36 AM EST

Ximena Duque y Carlos Ponce formaron durante seis años una de las parejas más bellas y admiradas del mundo del espectáculo. Su hermoso noviazgo acaparaba titulares y derretía de amor a sus incondicionales seguidores. A finales de 2015, sin embargo, para sorpresa de todos, los actores decidieron concluir su romance y tomar cada uno caminos diferentes. A diferencia de otras separaciones mediáticas, como la de Marjorie de Sousa y Julián Gil, la historia de amor de Ximena y Carlos concluyó en buenos términos y sin ningún tipo de escándalos.

A dos años de la ruptura, la actriz colombiana, que hoy está felizmente casada con el empresario Jay Adkins y se convertirá en mamá por segunda ocasión en apenas unas semanas, se sinceró sobre este asunto este jueves en una entrevista con el programa de televisión ¡Suelta la sopa! (Telemundo).

“Si no funciona no funciona, no porque sea un ser humano malo, Carlos es un ser humano maravilloso por eso estuve seis años de mi vida con él. No hay por qué hacer un escándalo de algo tan simple como ‘tú no me entiendes, yo no te entiendo, ok, se acabó’”, dijo Ximena.

La actriz reconoció que luchó mucho por la relación ya que en ese entonces no se imaginaba su vida sin Ponce, pero finalmente entendió que no era realmente su príncipe azul, como había creído.

“Él era mi príncipe azul. Obviamente con el tiempo me doy cuenta que realmente mi príncipe azul era completamente diferente porque yo necesitaba otras cosas que él no me podía dar. Cuando yo me separo de Carlos si hubiéramos tenido una cámara ese día hubiera sido el chisme porque no fue una situación fácil”, se sinceró la futura mamá de Luna, quien antes de tomar la decisión de separarse pidió la opinión y el aprobado de su hijo Christian Carabias, de 13 años.

“Antes de tomar la decisión yo me siento con mi hijo y le digo ‘está pasando esto, podemos quedarnos acá y mami puede seguir aquí [pero] hay una inestabilidad porque tú sabes lo que pasa con nosotros que estamos bien y a veces no; o tomamos la decisión y agarramos nuestras cosas hoy y nos vamos’. ¿Tú sabes cuál fue la respuesta del niño? ‘Ya voy a empacar’. Empacó su cuarto en una hora, cuando yo voy a ver tenía todos sus juguetes, toda su ropa en bolsas de basura parecía el Chavo del 8, entonces hasta qué punto uno espera y espera”, contó.

La actriz aseguró no juzgar a su expareja, pero para ella sí era muy importante casarse.

“Y no lo juzgo para nada, o sea él es un hombre que quizá mañana conoce a la mujer de su vida y se casa y nos sorprende a todos. Ojalá. O quizás no. Quizá él se enamoró una vez de la madre de sus hijos y ya y para él el matrimonio quizá ya no es importante en su vida. Para mí lo era. Pero más que ir y caminar al altar y casarme era simplemente sentir ese amor, sentir lo que que siento hoy que sienten por mí”, concluyó.

You May Like

EDIT POST