Redacción People en Español
November 20, 2017 AT 01:34 PM EST

La presentadora española Adriana Abenia se acaba de unir a la creciente lista de celebridades a las que su vestuario les ha jugado una mala pasada en un acto público.

Ya se sabe que los diseños ceñido y con muy poca tela son todo un peligro en las alfombras rojas, como descubrió Abenia el pasado jueves en la entrega del premio del hombre del año de la edición española de la revista GQ en Madrid.

La exreportera del programa Salvados lucía sonriente su escotado y revelador modelo de la diseñadora Juana Martín cuando un movimiento de hombro provocó que el tirante izquierdo se desplazara y dejara al descubierto un seno, ya que Abenia había optado por no llevar sostén.

Fotonoticias/FilmMagic

La joven tardó unos instantes en darse cuenta de que el pecho izquierdo se había escapado y estaba completamente al aire, a la merced de los fotógrafos que la estaban retratando con fruición.

Por eso la cara de espanto que hizo al descubrir el por qué de la conmoción a su alrededor, que según la prensa española eclipsó el pase por la misma alfombra de los otros invitados a la gala de la publicación dedicada a los lectores masculinos.

En todo caso, se lo tomó muy bien y ella misma se encargó de subir una foto del descuido a las redes. “Tenía preparada otra foto, pero ya que esta me acompañará toda la vida… aquí la tenéis”, escribió al pie de la instantánea.

Esta no es la primera, ni probablemente la última, vez que una imagen de Abenia llama la atención. El año pasado aparentemente disgustó a la Iglesia española cuando subió una simpática foto con el sacerdote que había oficiado la boda de unos amigos. Tal vez fue porque ella llevaba en la mano una berenjena.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Conocida por su sentido del humor, ni los chismes ni las polémicas probablemente le roben mucho tiempo a Adriana, quien sabe que hay cosas más trascendentales en la vida. El pasado abril sorprendió a sus fans al revelar que se le había extirpado un tumor en la garganta que amenazaba con dejarla sin habla.

Tras la intervención necesitó largas horas de terapia y la ayuda de un logopeda para recuperar completamente el uso de sus cuerdas vocales. Ante una situación como esa, a quién le importa un desliz en una alfombra roja.

You May Like

EDIT POST