Celeste Rodas de Juárez
May 19, 2017 AT 11:31 AM EDT

Es el rol con el que casi toda niña sueña: llegar a ser princesa. Sin embargo, para quien ya lo tiene —la princesa Mako de Japón— su sueño es llegar a ser la señora de Kei Komuro, aunque eso implique que al casarse con su novio tenga que dejar su principado. Sin embargo, ella está tan enamorada ¡que no le importa!

La Casa Imperial del país nipón confirmó a los medios que la nieta del emperador Akihito, quien tiene 25 años, está por comprometerse con un joven a quien conoció en una cafetería de la universidad en la que ambos estudiaban en el 2012. Sus planes son contraer nupcias el año que entra.

Como en ese país se requiere que una princesa renuncie a su linaje real si se enlaza con un plebeyo, su decisión ha avivado el debate sobre lo qué sucederá con la monarquía cuyo máximo líder, el emperador Akihito, ha pedido permiso gubernamental de abdicar debido a su avanzada edad de 83 años.

Dicha preocupación no está mal fundada. La familia imperial nipona solo tiene 18 miembros, 13 de los cuales son mujeres. Entre sus cinco varones hay un príncipe octogenario y uno de diez años, lo que reduce significativamente las posibilidades de los sucesores al trono a largo plazo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Según informó la agencia BBC, si el gobierno aprueba que ese soberano abdique, su sucesor sería su hijo mayor Naruhito, quien no ha tenido herederos varones.

Por el momento el gobierno no ha dado señales de considerar que se permita que las princesas que se casen con un ciudadano común y corriente puedan conservar su linaje. Eso quiere decir que, al casarse la ahora princesa Mako, la casa real de Japón se quedaría solamente  con 17 miembros. ¡Qué gran prueba de amor!

 

 

You May Like

EDIT POST