Mayra Mangal
October 26, 2017 AT 09:54 AM EDT

El caso de una niña de 10 años con parálisis cerebral que fue custodiada por la Patrulla Fronteriza hasta un hospital donde le practicaría una cirugía ha levantado una enorme controversia porque ahora enfrenta la deportación.

Este martes hacia las 2:00 a.m., agentes fronterizos en Laredo, Texas, interceptaron la ambulancia en que viajaba Rosamaría Hernández para ser operada de urgencia de la vesícula.

Según contó su madre al Corpus Christi Caller-Times, estos la escoltaron en la ambulancia durante el resto del trayecto hasta el centro médico y permanecieron custodiando las puertas de la sala de operaciones durante todo el proceso.

La niña fue traída por su madre desde su natal México a los 2 meses de edad en busca de mejores cuidados médicos y vivía sin documentos en el país.

Leticia González, abogada de la niña, informó que la menor había abandonado el hospital el miércoles. Por su parte, Mohammad Abdollahi, un activista de la organización en pro de los inmigrantes DreamActivist, dijo que elementos de la Patrulla Fronteriza llevaron a la menor a un albergue para niños inmigrantes en San Antonio, que tiene un contrato con el gobierno federal, según informó el diario británico The Guardian.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Por su parte, Alex Gálvez, abogado de inmigración, indicó al mismo diario que el proceso de deportación de la menor comenzará tan pronto como sus médicos la den de alta. La gran incógnita ahora es si las autoridades devolverán a la menor al cuidado de su madre, ya que la mujer también carece de papeles migratorios.

“Debido a la condición médica de la joven, elementos de la Patrulla Fronteriza la escoltaron junto con su prima al hospital de Corpus Christi donde recibió cuidados médicos apropiados”, dijo un portavoz de dicho organismo por medio de un comunicado. “De acuerdo con las leyes migratorias de Estados Unidos, una vez que se le de el alta será procesada de la forma que sea adecuada”.

Mientras tanto, el congresista demócrata Henry Cuéllar —que representa a Laredo— dijo que el caso de la pequeña Rosa María podría caer bajo la jurisdicción del Departamento de Servicios Humanos y de Salud de Estados Unidos, una vez que su custodia sea decretada por un juez. Aún no hay fecha para una audiencia.

 

 

 

 

You May Like

EDIT POST