Mayra Mangal
February 16, 2017 AT 12:02 PM EST

Ni un mes ha pasado desde que  Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, aunque han pasado tantas cosas que ya parece una eternidad desde que el multimillonario se mudó a la Casa Blanca.

El mandatario y sus hijos, Eric, Ivanka y Donald Trump Jr., y hasta su yerno, Jared Kushner, han acaparado titulares. La única gran ausente en todos estos revuelos ha sido Melania Trump.

La exmodelo nacida en Eslovenia ha mantenido un perfil bajo y sigue viviendo en su apartamento de $100 millones en la torre Trump de Nueva York a la espera de que su hijo, Barron, de 10 años, concluya el curso escolar

Las apariciones de la primera dama en público han sido contadas, por lo que llamó la atención verla el miércoles recibir junto a su marido al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y su esposa Sara.

El escrutinio de la prensa, sus escandalosas fotos de desnudo y los chistes de los que ha sido mella -como el calificativo del presentador Jimmy Kimmel comparándola con Rapunzel atrapada en el Trump Tower- no han ayudado en nada a Melania.

Melania Trumo con su hijo durante la toma de poder de su marido, en enero 20.
Alex Wong/Getty Images
Barron Trump, captado hace un par de semanas en Manhattan.
Instar Images/The Grosby Group

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Esta vida no era su sueño. Era el de Donald”, dijo el estilista francés Phillip Bloch, conocido por su trabajo con múltiples estrellas de Hollywood, a la revista US Weekly. “Honestamente, es mucho con lo que lidiar”.

Según la publicación, el personal de la Casa Blanca le tuvo que rogar a Melania que hiciera acto de presencia en los tradicionales tours dela residencia presidencial que ofrece la primera dama y luego se tomara unas fotos para la prensa. A pesar de las presiones, la esposa del presidente dijo que no.

Tampoco la pudieron convencer para que acompañara a la esposa del primer ministro japonés, Aki Abe, a la tradicional visita del Capitolio que hacen las parejas de los dignatarios que visitan Washington D.C., aseguró US Weekly.

Poco se sabe de la vida de Melania lejos de su marido, fuera de que vive rodeada del Servicio Secreto, que la acompaña a dejar a su hijo a una prestigiosa escuela de Manhattan y que recientemente contrató a una decoradora para darle un nuevo estilo a la Casa Blanca en miras a su mudanza, que se espera suceda al final del año escolar de Barron en junio.

Veremos qué sucede.

 

You May Like

EDIT POST