January 02, 2018 AT 04:45 PM EST

La boda del príncipe Harry y su novia, la actriz estadounidense Meghan Markle, está a la vuelta de la esquina. Justo antes de comenzar con los preparativos del esperado enlace, la pareja se desplazó hasta el sur de Francia para tomar unas merecidas vacaciones.

En su afán por tener una bonita y sencilla relación, la pareja viajó en la clase turista de un vuelo comercial, eso sí, ocultándose de los curiosos al elegir un asiento al lado de los sanitarios de la aeronave.

Según reportes de la prensa británica, hacia las 9:55 a. m. de este 31 de diciembre la pareja abordó en Londres un avión de British Airways con rumbo a Niza. Harry, de 33 años, y Markle, de 36, se acomodaron en sus asientos antes que el resto de los pasajeros. Según se dijo, el nieto de la reina Isabel II iba vestido en plan casual con jeans y cubierto con una gorra de béisbol.

La pareja iba escoltada por tres guardaespaldas que ayudaron a camuflarlos en sus asientos ubicados en la parte posterior de la aeronave, para evitar las miradas indiscretas.

Pero los esfuerzos no fueron del todo exitosos, pues de inmediato comenzaron a circular en las redes reportes de avistamientos de la pareja en el vuelo, incluyendo este, de una mujer que conocía a uno de los integrantes de la tripulación del vuelo.

 

El príncipe Harry y Meghan Markle durante un evento caritativo en Londres a principios de diciembre.
Chris Jackson/Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A su arribo, la pareja fue escoltada por miembros del Servicio de Protección de Élite de Francia para resguardarlos. De acuerdo con el diario Monaco Matin, los tortolitos se desplazaron de inmediato al vecino principado de Mónaco, donde despidieron el año entre amigos con una fiesta que incluyó espectaculares fuegos artificiales en la bahía.

Dicha fuente agregó que la pareja abandonó Mónaco hacia las 11:00 a.m. de la mañana siguiente para dirigirse a la Costa Azul francesa y dedicarse de lleno al descanso.

Con esto, Harry le sigue los pasos a su hermano, el príncipe William, y su esposa, Kate Middleton, quienes en el 2014 sorprendieron a los pasajeros de un vuelo procedente de Nueva York que iba rumbo a Washington al abordarlo para reunirse con el expresidente Barack Obama en la Casa Blanca. En aquella ocasión la pareja declinó ser ubicada en la zona VIP del vuelo para deleite del resto de los pasajeros.

 

You May Like

EDIT POST