Andrés Rubiano
November 13, 2017 AT 03:26 PM EST

El fútbol americano puede ser visto como un deporte rudo y violento, pero en muchas ocasiones ha dejado en evidencia que también puede dejar momentos muy emocionales. Así se demostró el pasado domingo en el juego que disputaron los San Francisco 49ers con los New York Giants.

Marquise Goodwin, jugador del equipo californiano, anotó un touchdown en el segundo cuarto del encuentro, sin que nadie sospechara lo que iba a ocurrir. Tan pronto pasó la línea de anotación, el atleta se arrodilló, se persignó con la señal de la cruz y se desplomó entre lágrimas sobre la hierba del mítico Levi’s Stadium.

Aunque sus compañeros llegaron a consolarlo, muy pocos en realidad entendían lo que pasaba por la mente de Goodwin, quien tan solo horas antes del juego había perdido a su bebé.

“Quiero agradecerle a todos los que oraron por Morgan [Goodwin] y por mí durante este embarazo. Desafortunadamente perdimos a nuestro bebé debido a complicaciones y su nacimiento prematuro esta madrugada a las 4 a.m.”, reveló el jugador de la NFL junto a una emotiva imagen colgada en Instagram de la manito de su pequeño.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“A pesar del dolor, estoy agradecido por la bendición de tener una esposa con tanta valentía y resistencia como Morgan. El dolor (físico, mental y emocional) que ella tuvo que soportar fue demasiado. Por favor oren por la familia Goodwin”, agregó en su emotivo escrito.

Por su parte, la pareja de Marquise también compartió una conmovedora fotografía de su bebito, junto a la que expresó sus sentimientos tras la pérdida de su bebé.

“Esta semana ha sido muy emocional para mi esposo y para mí, tratando de mantener saludable a nuestro bebé en el vientre. Sin embargo, Dios tenía otros planes para nosotros. Hoy en la mañana tuve un parto prematuro de mi precioso bebé. A pesar de nuestra pérdida, mi esposo anotó un touchdown para nuestro hijo”, reveló Morgan.

You May Like

EDIT POST