August 31, 2017 AT 02:51 PM EDT

Durante horas, un niño de nombre Luciano Viejo, estuvo esperando para ver a su ídolo Lionel Messi durante su visita a Uruguay como miembro de la selección argentina. El infante logró colarse y cuando estaba a punto de saludar a su ídolo, un guardia de seguridad lo jaló bruscamente y lo alejó del lugar, impidiendo que se acercara al futbolista.

El pequeño, de once años de edad, no pudo controlar el llanto. Para su fortuna, el delantero del Barcelona se percató de lo ocurrido y exigió que lo llevarán de regreso. Cuando el chico se acercó lo abrazó y se tomaron una foto juntos; luego lo despidió con revolviéndole en pelo con cariño.

Thearon W. Henderson/Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Viejo, al lado de su padre Pablo, había estado esperando al jugador en las puertas del Hotel Sheraton, donde se hospedaría la delegación argentina, porque sabía que sería la única forma de acercarse a la estrella y entregarle una carta donde le confesaba que era su ídolo.

“Acá estamos desde el mediodía. Y bueno, pues se metió chiquito por ahí y corrió, corrió, corrió. Y lo sacaron, la seguridad, y él lo mandó llamar. Leo, un grande la verdad, y le sacó la foto”, comentó Pablo Viejo a los medios presentes.

“Un capo [el mejor], un capo”, dijo Luciano sobre Messi. “En todos lados [ha seguido al futbolista]”.

La buena acción del delantero se ha vuelto viral en redes y ha causado admiración en el público, que se ha volcado enviando comentarios positivos para el futbolista.

El próximo jueves, Lionel Messi se enfrentará a la selección uruguaya en el Estadio Montevideo.

You May Like

EDIT POST