Lena Hansen
June 02, 2017 AT 09:57 AM EDT

Jim Carrey está alzando su voz para apoyar a la comediante Kathy Griffin tras el escándalo que se desató esta semana después de que ella posara en  una foto con lo que pareciera ser la cabeza decapitada del presidente estadounidense Donald Trump. Aunque solo se trataba de una broma, el incidente enfureció a Trump, quien dijo que esa imagen había afectado a su hijo Barron Trump. “Kathy Griffin debería estar avergonzada de sí misma. Mis hijos, especialmente mi hijo de 11 años, Barron, quedaron muy impactados con esto”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter. “Qué enfermo”. La primera dama Melania Trump —la madre de Barron— también expresó su descontento en sus redes sociales.

Griffin se disculpó por la controversial imagen. “Me disculpo sinceramente. Crucé la línea. Fui demasiado lejos”, admitió la también actriz de 56 años en un video que colgó en sus redes sociales después del escándalo.

Tasia Wells/WireImage

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Si bien Griffin fue despedida de su trabajo co-presentando el show de fin de año de CNN después del incidente, Carrey salió en su defensa. “Creo que es el trabajo de un comediante cruzar la línea todo el tiempo porque esa línea no es real”, dijo el actor de 55 años al programa Entertainment Tonight después de que se anunciara el despido de la comediante.

Según Carrey, es el deber de los comediantes ser la “voz de la verdad” cuando una figura pública como Trump hace “cosas locas”. El actor dijo que había soñado recientemente con el presidente estadounidense. “Tuve un sueño la otra noche que estaba jugando golf con Donald Trump“, contó. “Estaba parado al lado de él con un palo de golf y estaba considerando mis opciones cuando me desperté repentinamente”, añadió en tono bromista.

You May Like