May 22, 2018 AT 12:45 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El príncipe Harry y Meghan Markle son una pareja poco convencional y su boda real así lo dejó demostrado el pasado 19 de mayo, en Windsor, Inglaterra.

La pareja se preocupó por pensar, y ¿qué debemos hacer con las flores de la boda? Al parecer, Harry y Meghan pensaron en todo al momento de preparar un enlace especial, –que tuvo como tonalidad central el color verde en diversas tonalidades–, y signficativo para ambos. Los nuevos duques de Sussex quisieron que las flores ultilizadas durante la ceremonia tuvieran nuevos dueños. Unas personas muy especiales.

Por tal razón, Today explica que parte de las flores que adornaron la capilla de Saint George en Windsor, –donde se llevó a cabo la ceremonia nupcial–, fueron llevadas a los pacientes de la institución médica Saint Joseph Hospice, en Hackney, Londres.

Un empleado de la institución dijo a Today Style que recibieron 50 ramos de flores el día después de la boda real y se los entregaron a los pacientes. Ellos estaban “absolutamente emocionados, sorprendidos y encantados”, dijo.

Una de las pacientes que recibió uno de los preciosos arreglos fue Pauline Clayton, de 89 años. Esta mujer había ayudado a bordar la cola de 15 pies del vestido de novia de la Reina Isabel II; abuela de Harry. Así que si la pregunta de los nuevos esposos fue ¿a quiénes se las podemos regalar? Con ese simple gesto hicieron sonreír a unos pacientes muy especiales, como Clayton. Sin duda, Harry y Meghan pasarán a la historia como una pareja de la realeza moderna con otra visión y conciencia social.

 

You May Like

EDIT POST