People en Espanol logo

Subscribeme

Manténgase conectado

Suscríbete

Anúnciate con nosotros

Más

Skip to content

Celebridades

Fans enfurecidos abuchean a Enrique Iglesias en concierto y califican de "estafa" su show

Publicado

Los conciertos de Enrique Iglesias suelen terminar con los fans felices, gritándole frases de admiración. Menos el que celebró este fin de semana en su propio país. Allí, mientras aún promociona su éxito “Súbeme la radio”, el público prácticamente lo acusó de estafa por lo que muchos han descrito como una precaria presentación, según la prensa española.

Desde el sábado por la noche las redes sociales están que arden con videos y mensajes de algunos de los 30,000 fans que fueron al concierto del cantante en el campo de El Sardinero, en la ciudad de Santander, al norte de España. De acuerdo al diario El País, esta fue la única parada de su gira Love & Sex en Europa, pero acabó “con una sonora pitada de todo el estadio”.

Entre las quejas que han estado compartiendo los asistentes se encuentra que el cantante supuestamente hubiera hecho playback, que no se hubiera despedido de su público y la poca duración de su espectáculo, que constó de solo 10 temas.

Un usuario de Twitter identificado como #casasola89, compartió un video en el que se puede ver a muchos de los asistentes levantando sus manos mientras gritan “¡Manos arriba, esto es un atraco!”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mientras algunos de esos decepcionados fans piden que les devuelva el dinero de la entrada, otros fueron más explícitos con sus opiniones y calificaron al intérprete de Hero como “estafador” y hasta “sinvergüenza”.

Hasta el momento Enrique Iglesias no ha dado respuesta a estas quejas y en sus redes se mantuvo ajeno a las protestas. De hecho, en su página de Instagram compartió un video en el que se le ve bastante cansado y agradece a los fans de Santander por “una noche mágica”, además de asegurar que desea verlos pronto.

A juzgar por los comentarios que los santanderinos han estado colgando en sus redes sociales, no es un deseo –al menos por ahora- completamente correspondido.