Carolina Amézquita Pino
August 11, 2017 AT 08:25 AM EDT

Si bien para algunos la belleza es la llave que abre todas las puertas, para Vanesa Restrepo su escultural figura y cara bonita han sido un impedimento para demostrar su talento como actriz.

“Crecer en el medio me ha costado mucho, tanto por el hecho de ser colombiana, que es un gran estigma, y que además me veo bien”, confesó la actriz al diario mexicano Reforma. “Eso -la belleza- para la gente significa que soy mala actriz sin siquiera conocer mi trabajo”.

Pese a lo anterior, Restrepo ha luchado a diario para conseguir un lugar dentro del mundo de la actuación y poco a poco se abre camino dejando ver su calidad.

“Mi meta no es el dinero ni la fama, a mí no me importa verme acabada y demacrada en un personaje, yo no quiero verme bonita en ningún papel, eso realmente me vale. Lo que me interesa es contar la historia”, advirtió.

Victor Chavez/WireImage

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La actriz ya se ha puesto en la piel de Érika, la pareja del protagonista de la segunda entrega de la serie El Vato, en la que le tocó hacer “escenas muy complicadas”.

“Es el primer personaje que hago con acento colombiano muy marcado. Este me ayudó a superar obstáculos como el miedo a las alturas, ya que ella es muy arriesgada”, explicó. “Hay momentos en una escena con un tren que estamos a punto de que nos atropellen”.

Restrepo ya goza de experiencia en teatro gracias a los más de cinco obras en las que ha trabajado y, además, espera repetir los buenos resultados encarnando a Ximena Urdaneta en la telenovela La Doña.

You May Like