La barbería Production
Andrés Martínez Tutek
March 24, 2011 AT 06:00 PM EDT

Cuando Waddy Jaquéz tenía 7 años, comenzó a construir sus primeros mundos mágicos allá en República Dominicana. Viendo telenovelas mexicanas pensaba que estaba en la familia equivocada y que en realidad era hijo de una familia millonaria que un día confesaría el secreto.

El tiempo pasó y el niño se dio cuenta que todo era una ilusión, una de las muchas que se armaba en su cabeza pero comenzó a darles forma y así terminó convertido en uno de los actores y directores más reconocidos de su país.

Hace unos meses dio tremendo salto al llegar a Off Broadway, dirigiendo el musical La Barberia del productor David Maldonado, la obra en español más reconocida del momento. Hoy, con el aplauso de la crítica y “la Gloria de Dios”, como él afirma, sus sueños están más altos que el cielo y camina sobre el éxito.

La Barbería ha tenido mucho éxito ¿Cómo te sientes con eso?
Contento porque tenemos una obra en español en off Broadway. Eso es importante para nosotros porque somos muchos millones de latinos en Estados Unidos y no se hacen tantas producciones a este nivel en español. El hecho de que podamos contar nuestras historias y que podamos hacerlo en español sigue recordándonos que tenemos una voz ponderosa en este país y hay que hacerla oir.

¿De dónde sale esta idea de llevar una barbería a un musical?
La idea surge del productor David Maldonado que había venido produciendo otros espectáculos como el musical de Celia Cruz y también Quién mató a Héctor Lavoe y más cercano coproducir la película de Jennifer López y Marc Anthony, El Cantante. David tenía este libreto de La barbería engabetado hace años y se unió a otro escritor puertorriqueño Arimaniel Cruz y ahí surgió. Habían alguien que dijo mi nombre en la mesa de decisiones, me llamaron y empezamos a trabajar.

Quienes han seguido tu trabajo notan que este musical tiene tu huella bien grande ¿es verdad o es simple apariencia?
Definitivamente es así. Yo vine a Nueva York, me reuní con ellos, les dije que dirigía la obra pero tenía que trabajar un poco el libreto, editar unas cuantas cosas y les pregunté si me permitían hacer lo que yo quisiera. Cometieron el error de decirme que sí y se fuñeron (se ríe) porque inmediatamente comencé a escribir canciones para la obra. Mi visión fue volverlo un musical interesante, hacer coreografías y pudimos hacerlo porque me dieron la confianza de dejarme hacer esto y el resultado está en escena.

¿No fue difícil hacer este musical con actores reconocidos como Manny Pérez y otros que tienen su misma experiencia?
Mira yo aprendí algo y lo aprendí de la Biblia. Hay un versículo que dice: ‘escribe la visión en tablas para que puedas correr sobre ellas’. Yo aprendí de esto que uno tiene que tener la visión clara, uno tiene que saber hacia qué punto va para guiar a la gente. En el camino tienes que enderezar, arreglar cosas, pero si tu tienes la visión clara vas a llegar al punto y así lo logramos.

En República Dominicana tu eres uno de los actores y directores más respetados ¿prefieres actuar o dirigir?
La carrera de la actuación hay que diversificarla para poder vivir de ella. Las obras duran un año o dos y después cierran. Tu tienes que saber cuál es el próximo paso. Yo le doy la Gloria Dios porque quizá en mi vida lo que he tenido siempre es la visión de como moverme y hacia donde moverme y me gusta hacer las dos cosas. Creo que el plan de futuro es vital. Hay que saber cual es el siguiente paso a dar.

¿Y en tu caso cuál es el siguiente paso en tu carrera?
Estoy terminando dos guiones que van a estar en escena a mas tardar el año que viene. Uno aquí y otro en la República Dominicana. Uno es un musical muy importante que tiene que ver con la música latinoamericana y el otro una obra de teatro que siempre quise hacer y es con cuatro divas latinoamericanas. No puedo decir más por ahora.

¿Ese sueño actoral estaba en ti desde muy niño?
(Se ríe) Yo vengo de una familia muy grande. Éramos ocho hermanos de padre y madre, pero papi tenía 8 hijos más entonces éramos 16 en total pero de esos hijos el único que se inclinó por el arte fui yo, heredado de mi madre que escribe también. De niño siempre viví en mundos mágicos. Lo primero es que siempre pensé que era adoptado. Noveía el parecido con mis hermanos y en esa época yo veía a Lucerito en México y a Pedrito Fernández en sus telenovelas y yo soñaba que era adoptado y que mis padres eran millonarios y que un día me iban a recoger. Entonces mi infancia pasó entre el sueño de ser adoptado y escribir. Siempre supe que iba a hacer esto. Nunca visualicé mi vida fuera de los escenarios.

¿Crees que la Barbería se va a convertir en un fenómeno similar a In the Heights?
Pa’ ya vamos. No necesariamente con este proyecto pero con cualquier otro proyecto. In the Heights había hecho muchos intentos antes de lograrlo y ver como lo lograron me da mucha alegría. Ver sus sueños de 10 años construirse y hacerse realidad para mi es una alegria como latinos y creo que vamos por el mismo camino.

¿Cómo es Waddys Jaqués fuera de los aplausos y reconocmientos?
Soy casero y me encanta escribir. Es como si no dejara de trabajar nunca, me encanta escribir, me divierto escribiendo y creando nuevos mundos y lo hago siempre después d elas 12 d ela noche. Me gusta cocinar comida criolla, arroz habichuelas y carne y me gusta entrenarme porque creo que los actores somos como medicos. Tenemos que estar aprendiendo cada día sobre la práctica y poner a marchar los proyectos que tengamos. Sea cual sea. Soy de los que piensan que hay que poner tus proyectos en el escenario, hay que ponerlos en la esquina a sonar porque uno tienen que construir sus puertas.

You May Like

EDIT POST