Cortesía: Nevarez Communications
Andrés Martínez Tutek/NYC
October 05, 2009 AT 06:00 PM EDT

Luego de más de dos años de haber lanzado su último disco, Vico C regresa con su nueva producción titulada Babilla, con la que muestra las agallas que lo mantienen vigente, y con ganas de seguir soñando a pesar de los tropiezos que ha sufrido.

Con 37 años de vida y más de dos décadas metido en el mundo de la música urbana, el rapero puertorriqueño nos habló sobre su nuevo disco y su lucha contra las drogas. Nos confesó que le hubiera gustado que a su madre fallecida le hubieran suministrado marihuana para calmarle el dolor y que aunque le gustan algunos de los reggaetoneros que hoy brillan en el mercado, todavía no ha visto a nadie que lo impresione.

Háblanos de la “Babilla” con la que vienes…
Mi nueva propuesta se llama Babilla, que en términos urbanos en Puerto Rico quiere decir valentía o agallas. Es un disco que trae romance, letras sociales, mucha espiritualidad y definitivamente es un Vico C más maduro. Tenemos trece canciones escritas por mí y es el primer disco que hago en secuencia, es decir que el final de un tema es el principio del otro.

¿Te consideras el padre del reggaetón y la música urbana?
Yo te digo que la palabra me la aplicaría por el contenido de lo que hago pero no por ser el primero. No veo a otros haciendo letras con contenido que cambien vidas. Hay otros que cambian vidas pero para mal. Yo he vivido muchas cosas y he hecho muchas cosas erróneas. Estuve en las drogas. Me metí al vicio de la heroína, pero por el mismo cristianismo pude salir. Luego de eso estuve seis meses en la cárcel a mitad de los noventa y ahora estoy tratando de estar bien y con mis letras quiero dar un mensaje a los demás.

¿Has vuelto a caer en las drogas?
No he vuelto a tener recaídas. Cuando digo recaídas no hablo de momentos de tristeza o tensión. Pa’ serte sincero, sí he tenido momentos muy duros, pues tengo una lucha con lo que se llama adicción, pero como persona limpia, el enviciarme de nuevo o coger las drogas fuertes, eso gracias a Dios no lo hago, pues estoy retomando mi caminar con Dios, pero sé que eso toma tiempo. Mi vida no es tan simple y uno a veces encuentra excusas.

¿Te arrepientes de la vida que llevaste?
Me arrepiento de todas las cosas que hice mal siendo adulto, como la pérdida de tiempo, la vida de dejadez, el no cuidar bien las cosas, ni mis regalías ni mi negocio, el no haber sido más responsable, pero sabes qué, creo que gracias a lo que viví fue que pude conocer a Dios y ahora estoy bien.

¿Estás de acuerdo con que se legalice el consumo de las drogas?
No entro en ese tema porque ese tema es controversial. Por un lado debe tener beneficios y otros no. Algunas pueden quitar el dolor. Mi mamá murió de cáncer de seno. Yo la vi morir y me hubiera gustado que a mi mamá le recetaran marihuana cuando se estaba muriendo para evitar el dolor. No estoy diciendo ‘legalicen la marihuana’, pero si es ilegal o no, eso no hace diferencia pues la gente tiene que entender que para los problemas del espíritu no hay solución ni fármaco que funcione.

De los artistas urbanos que hay en el mercado, ¿quién te impresiona?
Tengo que aclararte que para que alguien me guste mucho necesita cantar bien, tiene que ser alguien que tenga contendido en sus letras, que escriba, que haga sus ritmos, que produzca, que baile algo y que haya demostrado varios años de carrera con éxito recorrido. Eso me haría decir ‘wow’ y, aunque de los que están me parecen interesantes Tego Calderón, Calle 13 y Don Omar, para impresionarme de esa manera y con temor de sonar arrogante, te digo que un paquete completo no lo he visto.

¿Y cuáles te hacen querer ponerte tapones en los oídos?
(Se ríe) Eso no te lo voy a contestar porque me puedo meter en problemas, pero quiero decirte que definitivamente la originalidad vale mucho y por ahí también hay mucha mediocridad.

SI TIENES CUENTA DE FACEBOOK DANOS TU OPINIÓN AL FINAL DE LA NOTA

You May Like

EDIT POST