Cortesía
jrotulo
May 10, 2013 AT 12:37 AM EDT

Ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida. Es indescriptible la experiencia de sentir crecer dentro de ti una personita que cambiará tu vida. Es algo increíble, que muchas veces se da por sentado, mas no debería ser así porque es el milagro de la vida más grande que pueda existir. Es una bendición que se nos dio a las mujeres y por lo que debemos estar eternamente agradecidas.

A partir del momento en que me convertí en mamá dejé de pensar solo en mí para empezar a dar prioridad al bienestar de mi hijo Carlos Alberto. Fue el impulso y el motivo para salir adelante: por él, para darle una mejor vida y hacerlo feliz.

Ser madre es un privilegio pero también una gran responsabilidad; es amar incondicionalmente, apoyar, proteger, dar sin esperar, ser paciente, tomar grandes decisiones con el temor a equivocarse, pero enfrentar.

En lo personal, soy la más feliz de poder dar vida por segunda vez. La espera de Camila, la pequeña que llevo en mi vientre, ha sido maravillosa. He preparado todo para su llegada con una gran ilusión y disfrutando mi embarazo y mi panza al máximo. Fue una sorpresa, pues no lo tenía planeado, pero las cosas más gratificantes en la vida son así: no se planean, llegan de improviso y cambian el rumbo de tu vida.

A todas las mujeres que tienen la dicha de ser madres o están a punto de serlo, les recomiendo que gocen el proceso todo lo que puedan, que cierren los ojos y dimensionen lo que implica de verdad ser madres y lo que valen estos pequeños grandes motivos para vivir que la vida nos está regalando.

You May Like

EDIT POST