Getty Images, The Grosby Group
People Staff
July 07, 2009 AT 02:00 PM EDT

Esta mañana y antes del tributo masivo a Michael Jackson en el Staples Center de Los Ángeles, CA, helicópteros de diversos medios de comunicación sobrevolaran el cementerio Forest Lawn donde familiares y amigos del Rey del Pop asistieron para darle el último adiós a su ser querido en un funeral privado que duró media hora, antes de que su cuerpo fuera trasladado en caravana para encontrarse con millones de fans.

Una escuadra de carros lujosos trasladaron a la familia desde la localidad de Encino – donde residen – al cementerio, y una vía principal en San Fernando Valley fue cerrada por las autoridades para darle paso a los Rolls Royce y las camionetas Escalade.

El servicio fúnebre tuvo una corta duración ya que la familia Jackson se había reunido la noche del lunes además de continuar la jornada en el auditorio donde el cantante cantó y bailó por última vez dos días antes de su muerte.

El homenaje de cuerpo presente dio inició con un mensaje de condolencia que envió la cantante Diana Ross, a quien el cantante designó para que se quedara con sus tres hijos en caso de que su madre, Katherine Jackson, faltara. La madre del intérprete de “Thriller” y su padre, Joe Jackson, fueron ovacionados por el público al entrar al recinto.

Otros artistas presentes fueron el productor de cine Tyler Perry, la actriz Queen Latifah, los baquetbolistas Kobe Bryant y Magic Johnson, los cantantes Stevie Wonder, Jennifer Hudson y Mariah Carey, quien cantó el tema “I’ll Be There”, un hit que hizo famoso al grupo Jackson Five en 1970. Lionel Richie, John Mayer y Usher también subieron al escenario para entonar sus éxitos.

El actor Corey Feldman llegó vestido de Michael Jackson en honor a su amigo. Elizabeth Taylor y Debbie Rowe anunciaron el día de ayer que no asistirían al funeral público, Taylor porque no quería compartir su dolor con el público y Rowe porque no quería ser presa de los medios de comunicación. Natalie Cole no se perdió de la ceremonia aún recuperándose de un transplante de riñon.

Los cinco hermanos de Michael Jackson cargaron su ataúd hasta el centro del escenario vestidos de negro, con gafas oscuras, una rosa en el saco, corbatas amarillas y guante en una mano como acostumbraba su hermano. Quizá uno de los momentos más emotivos fue cuando el hermano mayor del clan Jackson, Jermaine sorprendió al cantar una versión de la canción “Smile”.

Al terminar la canción “Heal The World”, el público se estremeció cuando la hija del cantante, Paris Michael Katherine Jackson, de 11 años, tomó el micrófono para hablar por primera vez en público sobre su padre.”Sólo quiero decir que desde que nací, papi ha sido el mejor papá que ustedes puedan imaginar”, dijo la niña entre lágrimas rodeada por sus hermanitos, Prince Michael, de 12, y Prince Michael II “Blanket”, de 7, así como toda la familia Jackson. “Y sólo quiero decir que lo amo mucho”, concluyó la pequeña ante el abrazo de consolación de su tía, Janet Jackson. Con esta emotiva despedida, cerró la ceremonia que duró más de dos horas.

Cinco muros fueron puestos para que los fanáticos escribieran sus mensajes, y un libro de 16 páginas –que incluye el itinerario del evento, fotos a color del cantante y varias dedicatorias de sus familiares, entre ellas, una de su hermana Janet Jackson – fue repartido de manera gratuita,

Aunque 1.6 millones de fanáticos se inscribieron a través de internet para recibir boletos sólo 17 mil 500 se repartieron: 11 mil para estar adentro del magno evento y los otros 6 mil 500 para verlo en vivo desde el Nokia Theatre L.A, al cruzar la calle del Staples Center.

You May Like

EDIT POST