L.O.T.O
Vicglamar Torres/NYC
June 08, 2011 AT 03:00 PM EDT

Su papá todos los días se pone una camiseta distinta con su rostro estampado en ella, y su mamá tiene como tono en su teléfono celular una de sus canciones, además de ser la mejor publicista de su hijo. Ella es la primera en comentar con todo el que se cruce en su camino los logros de Efraín David Fines Nevárez, mejor conocido como Tito El Bambino y es que sus papás no caben del orgullo por los logros de este puertorriqueño que con tan sólo 29 años ha saboreado la miel del éxito.

Tito ha recogido cuánto premio existe en la industria de la música, ha llenado estadios de todos los tamaños y en geografías que hace algunos años eran inimaginables para él. Ha ganado discos de oro y platino. Se ha presentado ante el presidente de los Estados Unidos y hasta ha conversado con él. “El otro día estaba viendo un documental en History Channel sobre los secretos de la Casa Blanca y de repente pasaron un salón y yo dije: ‘Dios pero yo he estado ahí mismo, en ese saloncito’, y como que pensé ‘miren hasta dónde ha llegado el hijo de doña Grisel’ me emocioné”, comenta entre risas este joven en cuya conversación se siente la sencillez de quien aún los humos no se le han subido a la cabeza.

“Aunque no te creas, tengo mis días –corrige– porque uno es humano y no está libre de cometer errores, pero siempre le pido perdón a Dios y le digo ‘Señor, la Gloria es sólo tuya’, cuando sé que he metido la pata”, comenta con un tono de niño travieso que refleja la simpatía de este cantautor, cuyo más reciente trabajo discográfico, Invencible, le está haciendo honor a su nombre porque el sencillo “Llama al sol”, se ha colocado en los primeros lugares de las radios en mercados tan difíciles como México.

“México es un país maravilloso, con gente bella, pero como mercado es una muralla – comenta entre risas–. Pero me da mucha alegría que ya pudimos llegar a él. Hace poco tiempo participé en un evento que se llama ‘Jalisco en vivo’ que organizan los Fernández. Había como 200 mil personas y cuando salí me dieron el inmenso regalo de saberse mis temas y cantarlos conmigo”, recuerda emocionado el cantante, quien además recuerda que hace un par de años cuando su tema, “El amor”, arrasó internacionalmente que “fuimos a México y yo estaba muy nervioso antes de montarme en la tarima le dije a mi equipo. Vamos a hacer esto facilito como si fuera un ensayo, porque no sabía lo que me esperaba. De camino al estadio había abierto mi Biblia en un versículo que hablaba de la confianza, que me tranquilizó. Pero cuando salí todos estaban cantando mis temas, se los sabían de memoria. Fue una emoción tan grande para mí”.

Aunque el artista asegura que se sigue emocinado no tan sólo con ese reconocimiento masivo, sino con el cariño del público en general, lo que considera su mayor premio. ” A mí me encanta cuando los niños me gritan en la calle ‘Tito’ o me saludan las abuelitas. Créeme que los premios son importantes porque son un reconocimineto a tu trabajo, pero para mí lo más importante es el cariño de la gente”.

“De hecho, yo no hago canciones pensando en los premios. Yo dependo del público, no dependo de los premios y como artista hago música pensando en hacer sentir bien a la gente. Cuando yo empecé a cantar lo hice porque me gustaba, porque lo disfrutaba no por la presión de que tenía que pegar un hit si en ésa época ni siquiera sabía cómo se ponía a sonar un tema en la radio”.

Habla de su proceso creativo, el cual no pasa por el papel. “Yo jamás he escrito una canción. A veces llego al estudio con una idea y se van desarrollando las ideas. Cuando escribí ‘Te pido perdón’ habíamos estado trabajando el día entero en otro tema y, de repente le digo a mi productor ‘esto no me gusta. No es por aquí’ . Le hablé de este otro tema. Borramos lo que habíamos hecho y nos pusimos a trabajar en esta canción. Y fíjate a la gente le gustó”, asegura el cantante a quien se le siente una alegría casi infantil cuando habla de su música. “La música es mi base, mi fortaleza. Escribo siempre, cuando estoy triste, cuando estoy contento. Yo siempre tengo una canción dándome vueltas en la cabeza. Con la música yo me siento invencible, como el título de mi disco. No me da miedo nada.”

Sin embargo reconoce que también le gusta cada vez que saca un disco. “Mi sueño es que se escuche en todos los rincones del mundo, que si ya conquistemos un mercado, pues vayamos a otro”. Otra cosa que sigue siendo importante para el cantante es su compromiso con la gente. Por eso lo veremos el próximo 12 de junio en el tradicional Desfile Puertorriqueño de la ciudad de Nueva York, en la carroza de una conocida cerveza, que por cierto es la misma marca que lanzó el slogan “Emborícuate” que causó cierta controversia en La Gran Manzana. “Para mí es importante el hecho de que ellos hacen una importante labor social. Otorgan becas a la comunidad latina y apoyan mucho a nuestra gente. Si algo se les fue de las manos o cometieron un error, pues errar es de humanos y siempre uno puede rectificar, pero no hay que juzgar a nadie, ni a las empresas por una sola acción”, comentó el cantante que asegura que está contando los minutos para saludar a “mi gente de Nueva York y recibir su calor. La música es felicidad y no hay momento mejor que éste [el desfile] para que compartamos un rato alegre y sano juntos.”

Mira el vídeo de “Llama al sol”

http:/www.youtube.com/embed/IIxx37hUIiY

You May Like

EDIT POST