Getty Images
Yoselín Acevedo / NYC
June 18, 2008 AT 12:00 PM EDT

Todo estaba listo para la llegada de Thalía. El club nocturno Nikki Midtown de Manhattan ya estaba repleto de empresarios, editores de importantes publicaciones y otros que se morían por ver a la diva. Los temas del nuevo álbum de la mexicana de 35 años, Lunada, no dejaban de sonar y las margaritas no paraban de ser servidas.

Afuera, un grupo de fotógrafos, camarógrafos y periodistas, algunos que habían venido hasta desde Argentina, esperaban impacientes a que llegara Thalis. Mientras tanto, por la alfombra roja desfilaban personalidades como la modelo puertorriqueña Jaslene González, ganadora de una de las temporadas de America’s Next Top Model (The CW); el presentador del programa de TV mexicano La oreja (Televisa), Juan José Origel; Donald Trump Jr, hijo del gigante de las bienes raíces Donald Trump, y su esposa, Vanessa, entre otros. Pero uno que brilló por su ausencia fue el cubano Emilio Estefan, quien produjo este disco, y cuya presencia ya se había anunciado.

Otra que llegó antes que su hija fue la señora Yolanda Miranda, quien llegó muy elegante, vestida de blanco con unos lentes adornados con diamantes. Ante la persistencia de la prensa por entrevistarla, la señora, muy amablemente, se limitó a decir con las manos en el pecho: “Con mucho cariño, gracias por venir a apoyar a Thali”, y entró.

Algunos largos minutos más tarde, apareció Thalis, ataviada con un mini vestido color fucsia que abrazaba sus perfectas curvas. Con mucha gracia, la intérprete de “No me enseñaste” posó ante las decenas de cámaras y respondió a una que otra preguntita de la prensa. Fue entonces cuando aprovechamos para preguntarle por la pequeña Sabrina Sakäe. “[Está] hermosa, cariñosa, preciosa. Esta en la casa muy cuidada, esta feliz, esta ahorita ya dormidita. Mi nenita está muy, muy linda”.

Por otra parte, la tres veces María compartió el gran secreto de cómo ha logrado recuperar su delgada figurita, luego de sólo ocho meses de haber dado a luz. “Dieta, dieta, dieta y más dieta”, fue todo lo que nos dijo.

Una vez adentro de la fiesta, lo primero que hizo la artista fue plantarle un tremendo beso a su esposo, el ejecutivo musical Tommy Mottola, quien ya la esperaba. El resto de la velada estuvo a la altura de la reina.

You May Like

EDIT POST