People Staff
February 09, 2009 AT 12:00 PM EST

Habrá sorprendido a más de un fan de Una muchacha llamada Milagros que en su nueva versión hayan prescindido de un elemento vital para la trama, la violación de la heroína perpetrada por el galán. Pero es lógico que en estos tiempos no se pueda tener un héroe violador. Ese aciago personaje ya está pasado de moda.Los muchachos de antes…violabanEn Cuidado con el ángel, las pesadillas y el trauma de Marichuy (Maite Perroni), al igual que la carga de culpa del Dr. San Roman (William Levy) ya no están vinculados a un ataque sexual. Vivimos en una era en que cada cinco minutos una mujer es violada en el mundo y la violación no puede tratarse a la ligera. Sólo los villanos son capaces de cometer un acto tan feo. En tiempos antiguos, las telenovelas no tenían esos reparos, y los heroes muchas veces intentaban ultrajar a las heroínas. Ricardo Blume, como todo niño bien, vivía metido en el cuarto de servicio intentando aprovecharse de la Muchacha italiana que Venia a casarse. En la versión original de Corazón salvaje, Juan Del Diablo intentaba abusar de la monjita Mónica, quien sin embargo se las arreglaba para dilatar la consumación de su matrimonio con el pirata hasta el capitulo final. En la última versión, Juan (Eduardo Palomo) podía tener amores con su cuñada, pero jamás abusaría de una mujer. Hubo una época en que el violador contrito o impenitente reinaba en las telenovelas. Entre estos últimos hay algunos personajes del hombre más sexy del año. En Yo compro esa mujer, la noche de bodas de Alejandro Aldama (Eduardo Yáñez) y Ana Cristina (Leticia Calderón) era un poco violenta. En Guadalupe para acallar los reproches de Adela Noriega, Yáñez la alzaba en vilo, y a pesar de los gritos y patadas de ella, la llevaba a su cuarto a demostrarle quien era el hombre de la casa.Guadalupe estaba basada en La heredera de Delia Fiallo. La Sra. Fiallo podrá ser una de las más grandes guionistas de todos los tiempos, pero también es la creadora del héroe violador. Ya en 1980, tenía a Eduardo Serrano abusando de la pobre Elluz Peraza en Emilia, sólo porque la creía la amante de su padre. Esta novela fue refriteada en Perú en los 90’s, como Maria Emilia, Querida y ahí, Juan Soler violaba a Coraima Torres. Doña Delia crea un monstruoSin embargo el héroe violador había nacido en 1975, en la, para su época, revolucionaria Una muchacha llamada Milagros. Esta combinación de cuento didáctico y telenovela juvenil tenia como protagonistas a una joven, tan traumatizada por su violación como la mismísima Doña Bárbara, y a un héroe que tras la fachada de pilar de sociedad, escondía un pasado de alcoholismo y crimen. Únicamente amando a su victima de ayer el Dr. San Roman (José Bardina) podía redimirse en el hoy, y sólo perdonando a su violador, Milagros (Rebeca González) podía ser feliz.Una década mas tarde Doña Delia llevaba este esquema de amor-odio, redención y castigo a un nivel insospechado en Leonela, la historia de una señorita de sociedad violada y embarazada por un marginal. Aunque muchos recuerdan la versión original con Mayra Alejandra y Carlos Oliver, la superó la versión peruana de 1997, quizás debido a la pericia de sus protagonistas, la desaparecida Mariana Levy y Diego Bertie, y la química entre ambos. Fue ese refrito donde finalmente se entendieron los recovecos kármicos de una trama que exploraba todos los ángulos de la responsabilidad y el perdón, y en donde victimas se volvían verdugos, y viceversa.Aunque Leonela es una joya de las telenovelas, no se puede imaginar una nueva versión. El tema es demasiado escabroso para la sensibilidad moderna. Tal como los héroes violadores, se quedó en el siglo XX. Es por eso que el gran pecado que ha atormentado a Juan Miguel (William Levy), en Cuidado con el ángel, es haber besado a la fuerza a Marichuy. Aunque suene risible esa fue la solución a la que recurrieron los adaptadores para dejar fuera de combate al héroe violador.

You May Like

EDIT POST