People Staff
February 09, 2009 AT 12:00 PM EST

La telenovela ha cimentado su éxito en su combinación de romance con otros géneros, tales como el drama histórico, el musical, los relatos infantiles y juveniles, los misterios detectivescos, y los cuentos de venganza y usurpación. Hasta el terror se ha hecho presente. ¿Pero existe una telenovela de vaqueros? Pues la proliferación de “novelas llaneras” parece indicar que siBandoleros de telenovelaEl Lejano Oeste es un espacio cuya realidad y mitología ha capturado la imaginación popular universal desde el Siglo XIX, cuando quienes leían las novelitas de diez centavos (dime novels) o los relatos “vaqueros” del alemán Karl May, escritor favorito de Hitler, eran contemporáneos de los cowboys que recorrían las llanuras de los Estados Unidos.De la novela, el vaquero, y su mundo poblado de indios y forajidos, pasaron al cine y de ahí a la telenovela. La California post Guerra de Secesión con indígenas abusados, y sheriffs corruptos fue el escenario de Ramona que muchos pensaron daría origen a todo un nuevo subgénero, la telenovela del Oeste. Por razones inexplicables, Ramona fue un fracaso, que incluso causó el veto a proyectos de época den Televisa por casi cuatro años.Telemundo se atrevió a volver a situar una telenovela en la California decimonónica para narrar las aventuras de uno de los más famosos héroes del Western, El Zorro. El guión de Kiko Olivieri prescindió de mitologías del Far West para crear otras propias, introduciendo indios caníbales y gitanos a tierras californianas. Eso no afectó a Christian Meier cuya imagen de hombre de a caballo se había fraguado no sólo con El Zorro sino también con su antecesora, La tormenta. Quizás sin saberlo, el actor peruano se estaba convirtiendo en el galán por excelencia de un nuevo género, la “telenovela llanera”, que perpetua ahora en Doña Bárbara.El Far West se traslada a Los LlanosAunque en la América del Sur hay gauchos, huasos y charros, el concepto del western no se ha engarzado con la telenovela. Quizás lo más cercano fue Los Pincheira, un cuento de bandoleros chilenos, que Telemundo reversionó y rebautizó como Los Plateados.Más cercano al concepto del western han sido Hermanos Coraje que ha combinado bandidos, autoridades corruptas y luchas de poder en un ambiente rural. Porque el hecho de tener lugar en el campo no convierte a una novela en “western”. Es por eso que Fuego En la sangre, a pesar de sus charros, no es una novela de vaqueros.En cambio Doña Bárbara, como La tormenta, La Potra Zaina, y La Dama de Troya, si es una especie de “western” sudamericano con luchas feudales entre parientes, duelos de balazos en riñas de gallos y mujeres “apantalonadas”. Doña Bárbara (Edith González) es una especie de matriarca del lejano Oeste, una mestiza seductora como Jennifer Jones en Duelo al sol, una mujer dura y criminal tipo Belle Starr, que quiere vengar su violación como Raquel Welch en Hannie Caulder. En cuanto a Christian Meier, en La tormenta fue un vaquero-llanero dotado de su propio código de moralidad, tipo Los 7 magníficos o El Hombre Sin Nombre interpretado por Clint Eastwood en su trilogía de spaghetti westerns. Ahora, en Doña Bárbara, su Santos Luzardo es un Wyatt Earp, el encargado de traer ley y justicia al mundo salvaje, pero que quizás tendrá que usar los mismos métodos que combate.

You May Like

EDIT POST