Crossover Agency
José R Pagán
October 20, 2011 AT 10:31 PM EDT

Shalim tenía que ser actor, no había de otra. Lo trae en la sangre, como herencia de sus padres, y cuando conversa sobre el momento profesional que vive transmite la emoción de quien disfruta cada segundo de lo que hace. Cada personaje que interpreta le regala experiencias muy diversas que, fuera de la escena actoral, difícilmente podría vivir. Y eso se le hace mágico.

 “Los personajes que me han tocado son retos con los que he soñado y cuando llegan, uno tiene que decirle que sí, me dejan sin opción”, afirmó el hijo de la presentadora Charytín Goyco y el productor de televisión Elín Ortiz.

A sus 32 años, Shalim atraviesa por un momento muy productivo, con la interpretación de varios personajes casi en forma simultánea. Es como si tuviera muchos sombreros puestos a la vez. “Uno propone un poco por donde quiere que vaya su carrera, pero cuando cae todo junto, como actor al fin, no determinas las fechas y que todo haya quedado al mismo tiempo”, explica.

 Hace un par de semanas, se convirtió en el licenciado José García Robles Jr, dentro de la tercera temporada de la serie XY. Es el dueño mayoritario de la línea editorial. Su padre falleció en la temporada anterior, así que como heredero se ha convertido en un Jr con mucho poder.

 “Soy un chavo muy joven, con mucha autoridad y muchas acciones que toma tienen consecuencias muy serias”, agregó. “La historia habla sobre los temas serios de la masculinidad. Tuve escenas en las que me pellizcaba porque viví cosas que nunca pensé”. Esta nueva temporada estrena el próximo 2 de noviembre.

 Hace un mes, Shalim fue doctor en la serie policiaca Morir en martes. Aparecerá en los últimos dos episodios convertido en  Adrián Ortiz. “La trama presenta un atmósfera muy intensa, tipo Seven”, indicó.

Poco después, entró en la piel de una súper estrella de la música, llamada Iñaki Arriaga. De esa forma se unió a la trama de Octavo mandamiento, donde comparte roles con Alejandra Ambrosi y Saúl Lisazo.  “Es muy curioso porque dentro de la novela, mi personaje es un artista que trabaja en una novela.  Esta grabación coincidió con la de XY y es un honor para mí porque son dos de las series más respetadas en México”.

 Shalim, quien vive entre México y Los Ángeles, reconoce que su vida se mueve a un ritmo acelerado, pero no ve otra forma de hacerlo. “Es un tema que para todos los actores es común, es una realidad que vivo. Es difícil porque pasan semanas sin poder escaparme a ver a mi esposa y a mi hijo Liam Michel, que como aún tiene dos años no me reclama por estar lejos. Al final del día, como lo hicieron mi mamá y mi papá conmigo, estoy haciendo esto para darle un mejor futuro. Si empiezo a pensar en cuanto los extraño, me vuelvo loco”, explicó.

Su ritmo de vida hace que, en cierto modo, se repita la historia que vivieron sus padres mientras él crecía. “Haberme criado así me dio la mejor enseñanza de cómo tengo que hacer ahora con mi hijo. Vi como ellos lo hicieron. Los aplaudo porque, a pesar de lo fuerte que pueden ser los retos de la vida, nunca nos ha faltado el amor, y creo que puedo hablar por mis hermanos”.

Shalim comenzó su carrera actoral a los seis años de edad, cuando su padre producía en Puerto Rico una serie televisiva infantil y, para complacerlo, le permitió ingresar al elenco. “Nunca olvidaré eso y me pongo más nostálgico con el pasar de los años. La música también es parte de mi vida y quizás vuelva a grabar más discos, pero la actuación siempre ha estado ahí”, concluyó.

 

You May Like

EDIT POST