Matt Hazlett/Getty Images
Andrés Rubiano
August 17, 2016 AT 10:24 PM EDT

La historia del supuesto robo en Río de Janeiro del que fue víctima el campeón olímpico de natación Ryan Lochte y tres de sus compañeros parece no tener fin.

Un juez de Brasil habría ordenado que el pasaporte de Lochte fuera retenido hasta que se aclararán sus versiones sobre lo sucedido el pasado domingo en la mañana, cuando afirmó haber sido amenazado con un arma de fuego en su cabeza durante un asalto.

Según se compartió en un informe de la revista People, la policía de Brasil desea interrogar a la estrella del equipo de natación, ya que las autoridades han encontrado bastantes discrepancias en las declaraciones de los atletas involucrados en el incidente.

Lochte y James Feigen han sido los dos nombres en los que la policía ha fijado su mirada debido a las diferencias entre sus testimonios entregados sobre lo ocurrido.

FOTOS: 10 momentos que se han robado las miradas en Río 2016

Los dos nadadores estadounidenses han reportado que durante el incidente se encontraban en alto estado de embriagues, lo que les ha dificultado recordar detalles que puedan ayudar a resolver el delito, lo que sin duda ha despertado sospechas sobre la veracidad de lo que dicen.

“Hay algunas cosas que ellos nos dijeron que no tienen sentido y que no coinciden con lo que otras personas nos han dicho”, expresó João Silva Oliveira, integrante de la fuerza pública brasileña a cargo de la investigación. 

“Ellos no pueden decir cómo era el taxi, de qué color. También nos han dado información diferente sobre cuántas personas tenían armas”, agregó. 

El dictamen del juez habría prohibido la salida de Lochte y Feign de Brasil, pero tal parece que los deportistas dejaron el país suramericano antes de que el magistrado diera la orden de retención de los pasaportes. 

El informe además agrega que una fuente del equipo olímpico de Estados Unidos aseguró que la policía arribó a la Villa Olímpica, en la mañana del miércoles, con la intención te confiscar los documentos de identificación de los atletas en cuestión y así evitar su salida del país, pero encontraron las habitaciones del equipo de natación vacías.

FOTOS: Boomer Phelps, el bebé que está enterneciendo las redes

Un comunicado entregado por autoridades brasileñas asegura que los atletas podrían no estar diciendo toda la verdad sobre lo sucedido, ya que según videos captados por cámaras de seguridad se ve a los deportistas sin muestras de que acaban de ser víctimas de algún tipo de violencia.

“Se ve que las supuestas víctimas llegan con su integridad física y psicológica intacta, hasta bromeando entre ellos, mostrando que no hay ninguna muestra psicológica de conmoción normal que deberían tener luego tales reportes de violencia”, lee parte del reporte.

“El comportamiento calmado de los atletas luego del supuesto acto de violencia, junto con otros detalles, nos hace pensar que más investigaciones deben ser realizadas ante un posible caso de un reporte falso de un crimen”, agregó el comunicado. 

Tal parece que el gobierno Brasil está tomando muy en serio el caso, debido al perfil público de las víctimas del supuesto asalto, y están haciendo lo posible para resolver el polémico incidente que ha dejado un sin sabor entre los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST