Agencia México
Carole Joseph
February 24, 2005 AT 11:50 AM EST

Hasta los malvados tienen sentimientos, como lo demuestra el legendario Salvador Pineda, quien a pesar de toda la fuerza proyectada por sus personajes en más de 20 telenovelas, 12 películas y numerosas obras de teatro, se revela como un ser con miedos y decepciones. A sus 53 años, se confiesa como un actor desaprovechado por la industria artística y se define como una persona temerosa del compromiso. Con ustedes, el villano más humano.

Después de más de veinte años de carrera, ¿cómo se encuentra Salvador Pineda actualmente?
Cumplí mi sueño de convertirme en actor y a través de todas las experiencias que he tenido en teatro y en televisión, puedo darme el lujo de decir que soy un primer actor mexicano.

¿Extrañas algo de la época en que eras uno de los actores más buscados?
Estoy muy desilusionado del medio, porque no hay buenas producciones. Lo que han hecho todas las empresas latinoamericanas es fomentar el ego de gente mediocre, seudoactores. Yo más bien los calificaría como fraudes. ¿Cuál ha sido el trabajo que más te ha marcado?
Tú o nadie, de María Zarattini. Esta novela fue una evolución, fue la primera novela que hice en papel estelar. Me uní mucho al personaje que hice.

¿Te han influenciado los malvados?
Sí, esos personajes oscuros me encantan. Son personajes con mucha humanidad, cuyo aspecto físico causa terror, pero yo les doy mucho espíritu. Como soy muy buen actor me dan a los villanos.

¿Cuál es tu sueño frustrado?
Vivir en el campo, si llego a hacer otras dos telenovelas me gustaría comprarme un rancho en Michoacán.

You May Like

EDIT POST