Mezcalent
Miriam Giglio / Cd. de México
July 01, 2008 AT 02:25 PM EDT

La comida es un gusto universal y ya se hacia raro que no hubiera telenovelas que trataran sobre el tema. Eso lo remedia Querida enemiga, donde Ana Layevska es una aspirante a chef que consigue empleo en el imperio gastronómico de Hortensia Armendáriz (María Rubio), sin saber que la señora es la abuela que la abandonó en un orfanato.

LA ABUELA DELINCUENTE
Hay mucha queja de que Televisa no hace nada original y se olvidan del trabajo de Erika Johanson y Pablo Serra, los autores de esta novela, y también los creadores de Amar otra vez y Las dos caras de Ana, dos historias sin pretensiones que han sabido conquistar al público. Ahora ellos conquistarán el estomago del espectador presentando platillo, tras platillo que nos tendrán a todos babeando.

María Rubio, más delgada y muy elegante, interpreta a la archimillonaria Hortensia, una leyenda en la gastronomía, aparte de ser tan exigente que ya recuerda a Meryl Streep en The Devil Wears Prada. Tanto parientes como empleados le rinden pleitesías y tiritan ante sus arrebatos.

Pero, Doña Hortensia es sólo una fachada. Su hijo Omar (Alfonso Iturralde) prefiere ser mecánico antes que vivir bajo el látigo materno. Su único nieto (Juan Manuel Lechuga) anda más preocupado de defender al medio ambiente que en darle una manita a la abuela y sus negocios. En cuanto a su nuera (Luz María Jerez), ésta sólo finge cariño a su suegrita para asegurarse los millones Armendáriz.

Además, Hortensia oculta un pasado delincuente que incluye haberle robado a Omar una hija para luego hacerle pasar por muerta. Todo porque la millonaria encontraba que su otra nuera (Socorro Bonilla) era muy “naca” para formar parte de su familia. Sara (Carmen Becerra), esa hija abandonada reaparece en la vida de Hortensia y a punta de chantajes y pucheritos comienza a apoderarse de su fortuna. Justo castigo para la millonaria criminal. El problema es que Sara es una usurpadora. La verdadera nieta de Hortensia es Lorena (A. Layevska), su humilde ayudante de cocina.

A Sara no le conviene que eso se sepa, por lo que trata de controlar a Lorena con todo tipo de tretas que no le resultan, porque su víctima tiene más suerte que Bugs Bunny. Aunque no se da cuenta que su mejor amiga es una taimada, y anda por la Ciudad de México con la bolsa abierta tentando a que la roben, Lorena siempre cae parada. En medio de un chaparrón consigue novio (Gabriel Soto). Sin dinero para pagar un hotel, un periódico encontrado en un parque la lleva a conseguir empleo y alojamiento en el mismo día. Y descontando a la intrigante Sara, tiene buenos amigos.

LOS ENEMIGOS DE “LA QUERIDA ENEMIGA”
Ana Layevska con su trajecito de cocinera se ve tan deliciosa como los dulces que prepara. María Rubio está excelente en su rol de villana manipulada por su falsa nieta. Lamentablemente, no todo el elenco está a la altura de ellas y esa desigualdad actoral resta calidad a la historia. Agreguémosle que el romance Layevska-Soto no arranca chispas ni con corto circuito; que la trama, al menos en los primeros capítulos, es muy lenta; y ya se puede decir que Querida enemiga es candidata a zozobrar.

Pero tanto en México como en USA, lleva poco tiempo en el aire, y los defectos mencionados son fáciles de remediar. Es cuestión de que los noten antes de que la audiencia cambie de canal porque este escenario de cuento de hadas de cocineras-princesas, amigas traidoras, y comidas mágicas, puede y debe convertirse en otro gran éxito.

You May Like

EDIT POST