Lionsgate
Ana Paula Ayanegui/NYC
September 23, 2010 AT 07:00 PM EDT

Paul Conroy despierta dentro de una caja bajo tierra y no tiene la menor idea de cómo llegó hasta ahí. Pronto se da cuenta que ha sido enterrado vivo y sólo tiene a la mano un encendedor y un teléfono celular programado en árabe. Su situación parece imposible de resolver y es así es como empieza un terrible viaje emocional para él y para el espectador, que literalmente está encerrado con Paul dentro del ataúd durante los 93 minutos que dura la cinta.

A primera instancia la idea de una película que sucede dentro de una caja, no suena muy atractiva, pero la realidad es que el filme no sólo no es aburrido sino que resulta un viaje fascinante en el que la audiencia está todo el tiempo al borde de la butaca. Y fue precisamente el reto de hacer una película con limitaciones tan grandes lo que llamó la atención del director español Rodrigo Cortés (Concursante), “me atrajo el hecho de que era un reto enorme” asegura. “Era una película con la que iba a salir triunfador o completamente derrotado, no hay términos medios porque se te ve todo, no tienes en dónde parapetarte no hay trucos a los cuáles recurrir”.

El director asegura que para salir triunfador de tal reto “hace falta no mirar abajo, porque si no sientes el vértigo” y también acepta que la película no hubiera sido tan interesante sin el trabajo tan espectacular que realiza su protagonista, Ryan Reynolds (The Proposal) de quien comenta: “Es un actor extraordinario. Pero es verdad que hasta ahora nadie le había visto con esa desnudez que te obliga a que no haya ninguna duda sobre el hecho de que sabe lo que hace. Tiene mucho que ver con la situación en la que se encontraba, 90 minutos sosteniendo el peso de la película y recorriendo todo el catálogo humano de emociones posibles. Así que como dicen en España: ‘de ahí sales a hombros de la plaza o se te ve todo (quedas en evidencia)’. Él obviamente ha salido triunfador”.

Es verdad que la historia de Buried resulta una montaña rusa de emociones que Reynolds supo manejar perfectamente, pero lo más admirable sobre su protagonista según Cortés es que el actor logró hacer una actuación perfecta en sólo 17 días, tiempo que duró en su totalidad el rodaje en Barcelona, España. Y aunque el actor ahora comienza a disfrutar de la mieles de las buenas críticas que se ha llevado la cinta, el rodaje no fue tan amable.

El director nos aseguró que técnicamente la filmación fue una pesadilla porque no hay efectos visuales, todo lo que se ve en pantalla es real, se filmó a la antigua y sin efectos digitales. “Él (Reynolds) de verdad recibe los impactos contra las paredes, le caen las toneladas de arena encima y lucha con el fuego”, comenta el Cortés. De forma que el actor volvió a Los Ángeles con la espalda sangrando, los dedos achicharrados por el calor del encendedor y sin cabello en la parte posterior de la cabeza por el roce contra el ataúd. “Y esa era la parte sencilla, porque la parte emocional del personaje es otras cosa, pasa de emoción extrema a emoción extrema a la velocidad del rayo, es un Stradivarius, lo hace todo. Trabajar con Ryan es un regalo”, agrega el cineasta.

No podemos negar que es muy refrescante ver un filme innovador y que mantiene el suspenso al cien por cien desde el primer minuto, así que no debe de sorprendernos si es que esta cinta se cuela en más de una entrega de premios. Además hay que mencionar que el equipo entero que realizó el electrizante y perfectamente bien logrado Buried es de españoles, sobre lo cual el director nos contó: “La película se rodó en España y por lo tanto los únicos elementos que no son españoles son Ryan Reynolds y el guionista, Chris Sparling. Todos los demás elementos incluida la financiación al cien por cien son españoles”.

Si a esta altura no te hemos convencido de que veas este thriller, sólo escucha lo que tiene que decir el Rodrigo Cortés, el cerebro detrás de este gran proyecto. “Al margen de que todo suceda en una caja, la idea era que la percepción del espectador fuera que estaba asistiendo a una superproducción. Al inicio del proyecto cuando me preguntaban si la idea era hacer una película independiente y rara para museos, yo respondía que no, que era Indiana Jones dentro de una caja”.

You May Like

EDIT POST