MGM
Ernesto Sánchez
November 08, 2011 AT 02:55 AM EST

Reparto: Isabella Rossellini, Kyle MacLachlan, Laura Dern y Dennis Hopper

Director: David Lynch

Calificación del filme: A+

Calidad de imagen: A+

Calidad de sonido: A+

Algunos críticos la califican como la mejor película de la década los ochenta. Otros como una de las más importantes del siglo 20. Otros la siguen odiando tanto como el día que fue estrenada ante el shock y las quijadas abiertas del público.

Blue Velvet, de David Lynch, es una película importantísima por el simple hecho de demostrar que no todo estaba escrito. El cineasta, apenas con un par de películas en su currículum, transportado de las artes plásticas al cine, logró sacudir a las audiencias del mundo con su visión sumamente original -quizá perversa, aunque no pervertida- del mundo underground que se encuentra detrás del sueño americano.

Varios años antes que American Beauty, Lynch presentó un mundo oscuro, en donde el fetichismo, el voyeurismo, el sadismo, el masoquismo y todas las desviaciones posibles, se encuentran detrás de las casas preconstruidas con sus hermosos “white picket fences”, jardines con rosales y sonrisas de quienes atienden en los comercios del pueblo.

La historia parte de un misterio. Jeffrey Beaumont (MacLachlan) encuentra una oreja humana en un terreno baldío. La lleva al sheriff del pueblo, papá de Sandy (Dern), quien le da una pizca de información que desata toda la historia: el nombre Dorothy Valens, una cantante de quinta categoría, parece estar involucrado en el caso.

Jeffrey y Sandy empiezan una investigación por mera diversión. Un día, Jeffrey se hace pasar por fumigador para conocer a tal cantante. Y ahí es donde empieza la perversión de la cinta. Él mismo descubre ser voyeurista y cae rendido ante el misterio que encierra Valens (Rosselini), una mujer que disfruta el maltrato, los golpes durante el acto sexual, y la humillación de un hombre llamado Frank Booth (Hopper), que actúa peor que un monstruo, y que le ha secuestrado a su hijo y marido con tal de ser amado por la intérprete de “Blue Velvet”.

El espectador se encuentra ante una disyuntiva. No hay con quién empatizar en la historia. El protagonista es voyeurista e incluso llega a degradar a Valens. El personaje de Rosellini es repulsivo: sabemos que complace a su verdugo para recuperar a su hijo, pero también disfruta las perversiones de Booth. Y de este último, ni qué decir, es un sicópata que ha sido votado varias veces como uno de los peores villanos del cine. Pero tampoco es el diablo encarnado, de hecho ama a Dorothy Valens y está consciente de sus bajezas. Entonces, ¿qué debe hacer la audiencia?

Blue Velvet es justo, como una obra de arte. Hay que verla desde afuera. No esperar personajes que se redimen, no esperar que todo sea como una tradicional película. Sino como un cuadro que presenta una realidad que no se puede negar. Existen personas como Jeffrey, Dorothy y Frank. Existe un mundo lleno de perversiones, desviaciones y locuras. Todo está ahí, detrás de la cortina de terciopelo azul.

Sobre el transfer: Blue Velvet ha sido restaurada y tranferida a 1080 P en alta definición, y autorizada por Lynch. Jamás se había visto con colores tan vivos, texturas tan ricas y una imagen tan nítida. La película no está situada en ninguna época en específico. Así que la cinta no pierde vigencia.

Sobre el audio: Como todo filme de Lynch, el diseño de sonido es tan importante como la imagen, y por primera vez, en su DTS-HD Master Audio 5.1, se pueden escuchar todos los sonidos atmosféricos, y el score de Angelo Badalamenti se escucha hermoso, lo mismo que “In dreams” de Roy Orbison en la secuencia más bizarra de toda la película, y la misma Isabella Rossellini, en su tropezada pero memorable intepretación de “Blue Velvet”.

Los bonus: Nada más ni nada menos que 50 minutos de material que se creía perdido por décadas. El material es presentado también el 1080P de alta definición. No es un material que le dé valor adicional al filme, pero es interesante ver hacia dónde iba Lynch con tanto pietaje y las razones obvias por las que lo cortó. El documental “Mysteryes Of Love” (en definición estándar) es una maravilla, que explica con gran humor cómo se realizó el filme, la pésima reacción que tuvo al inicio y cómo se convirtió en un clásico. Rosellini presenta las mejores anécdotas, con gran clase y sentido del humor, aceptando su pésima voz para cantar, las perversiones de su personaje y cómo se sintió culpable por casi un año de que la película fuera un fracaso y hubiera preferido que Helen Mirren realizara su personaje… por supuesto, cuando el New York Times la calificó de obra maestra, la historia de Blue Velvet cambió para siempre.

>

You May Like

EDIT POST