David Cowles
People Staff
May 24, 2006 AT 05:20 PM EDT

El gordo Raúl de Molina se ha subido a un helicóptero y ha bajado en submarino a las profundidades del mar solamente para lograr la foto exclusiva de un artista. Su cámara también ha captado sucesos históricos, como la invasión estadounidense a Panamá. Pero encontró su meca hace catorce años ante las cámaras de televisión donde adquirió un mote que resalta la opulencia de un cuerpo que necesita más comida que oxígeno.

Desde entonces, su vocación de aventurero se sacia con los innumerables viajes que da alrededor del mundo junto a su familia.

Hace siete años que está junto a Lili Estefan en El gordo y la flaca (Univisión) y acaba de hacer su tercera aparición en cine. Padece una dicotomía: en el trabajo es un rayo que no cesa y en su vida familiar es un hombre tranquilo que va del trabajo a la casa, pasando por supuesto, por el restaurante.

¿Sueñas con ser flaco?
Para nada, pero me gustaría pesar 40 ó 50 libras menos.

¿Te harías la operación del estómago?
¡No, no, no! Si lo que más me gusta es comer.

¿Te impide hacer algo la gordura?
Ni hacer el amor. Hago ejercicios, soy más ágil que mucha gente que no es gorda.

¿El peor momento de tu vida?
Tenía cáncer en el riñón, el tumor tenía el tamaño de la cabeza de Don Francisco. Estaba en el programa y terminé tirándome encima de un counter. No sabía si al otro día, en la operación, me iba a morir.

¿Te cambió en algo ese susto?
Cuando te enfermas gravemente te cambia la vida, pero cuando te curas vuelves a lo mismo. Pensé dejar la televisión, que me da más estrés que estar en un tiroteo en Panamá. Me di cuenta de que lo mejor sería caminar por la playa con mi esposa y mi hija.

¿Has metido la pata alguna vez en el programa?
De vez en cuando pasa que uno da noticias que tiene que corregir. Si digo algo que no debí decir, me retracto. En 14 años de trabajo nunca he tenido una demanda.

Sissi te acusó de propagar una calumnia que la perjudicaba, ¿cuál es el lío?
Ella formó el escándalo para darse publicidad, porque la necesitaba.

¿Cuál es tu ética periodística?
Una cosa buena que tengo es que aunque tenga amistad con un artista, si tengo que decir algo, lo digo. Laura Zapata es mi mejor amiga, pero cuando su secuestro yo fui el primero que hablé del tema aunque se me estaba pidiendo que no lo hiciera. No soy mentiroso.

¿En qué lista te gustaría aparecer: los más elegantes, los más temidos o los más bellos?
En la lista de los más elegantes, creo que me visto bastante bien.

¿Crees que a alguien se le ocurriría ponerte en una lista de guapos?
Deberían hacerlo, pero no me ponen, me discriminan porque soy gordo. Muchas mujeres me dicen: ‘Deberían ponerte en la lista de los más bellos’. Pero no lo hacen. En PEOPLE EN ESPAÑOL ni lo pensarían.

You May Like

EDIT POST