Getty Images
Huáscar Robles
February 09, 2012 AT 10:28 PM EST

Para Alberto Iglesias el placer del cine está en perderse. Solo así se puede disfrutar las mieles de “desentrañar” la verdad. En su último filme, Tinker Tailor Soldier Spy, el compositor español es justamente uno de los ejes de esa narrativa espía que ayuda a la audiencia a dejarse llevar.

El filme basado en una novela de John Le Carré narra la historia de agentes británicos en camino a descubrir un traidor. Protagonizada por Gary Oldman y Colin Firth, Tinker Tailor logra su objetivo en parte por la banda sonora de Iglesias.

El compositor, ganador de varios premios Goya, entre otros, celebra una nominación al Oscar por Tinker Tailor, la cual compite con filmes como The Artist y Hugo, entre otros, por Mejor Partitura. En entrevista con PeopleEnEspanol.com, el compositor habla de su trabajo con el director Tomas Alfredson, de su competencia ante el Oscar  y de su próximo trabajo, un filme basado en la inquisición española.  

En este filme, ¿qué te pedía el director como punto de partida para la partitura?

Pues me dijo que me acercara mucho al personaje principal, Smiley [Gary Oldman] y me dijo que todo estaba ahí y que iba a encontrar todo alrededor de Smiley, de cómo mira, cómo se mueve, sus silencios y también lo que no dice, lo que calla, casi toda la película está orientada a respirar como Smiley.

La película capta mucho sus silencios. ¿Cómo la música crea esa tensión de los silencios de Smiley que son penetrantes?

Creo que hay una tensión continua, el miedo que existía en esos tiempos pues era realmente la guerra. Se ve con cierta distancia la guerra fría pues fue una guerra sin sangre o con menos sangre, pero con una tensión enorme y unas posibilidades de catástrofes enormes.

Has creado música para filmes basado en libros de John Le Carré antes. ¿Cómo se diferenció el trabajo hecho para Tinker Tailor y el de The Constant Gardener?

Creo que lo emocional en The Constant Gardener es muy evidente desde el principio. En cambio, en Tinker Tailor la cuestión emocional va apareciendo progresivamente, lo vas sintiendo emocional a medida que Smiley va descubriendo las cosas. Es más enigmática que en Constant Gardener, en la cual el personaje pierde a su mujer en los primeros momentos de la película y después lo que está tratando es de encontrar, no vengar a su mujer, sino una razón que le permita seguir viviendo para soportar la tristeza.

Con filmes tan diferentes compitiendo por Mejor Partitura, ¿cuáles crees que son las características que buscan los jueces de los Oscar?

No lo sé. Creo que todas las partituras son muy buenas. Tengo la impresión de que The Artist tiene una acogida muy favorable y es muy amable. 

¿Está de acuerdo con la crítica de Kim Novak, quien pensó desagradable el usar el segmentos de la partitura de Vértigo en The Artist?

Bueno no sé. Yo creo que la notoriedad de la partitura se ve muy reforzada porque es una película muda y escuchamos la música como más protagonista. A mí me parece bien que use otros clásicos y haya citas o poner directamente fragmentos de otras películas sobre todo en una película que habla del pasado, que es un guiño al cine. Yo creo que nuestra película —aunque está en los años 70— es una película que está pensando en las nuevas narrativas de hoy.

Ya pronto viene Le Moine, tu próximo filme…

Es una banda en la que hay mucho trabajo musical, es un cuento gótico de un escritor del siglo 18 y la acción está basada en el siglo 16 español en un monasterio durante la Inquisición. Entonces es una película de alguna manera fantástica en la que hay presencias bastante, bueno, curiosas del diablo, etc. Como libro fue uno de los primeros best sellers de la historia de la literatura y plantea esa dicotomía de la carne y el pecado. Pues claro es totalmente distinta a lo que hecho recientemente; me he basado en referencias que han sido variadas —la escritura es más violenta o más expresionista.

 

 

You May Like

EDIT POST