Getty Images
People Staff
March 08, 2005 AT 06:00 PM EST

A siete años de haberse lanzado a la misión de conquistar Hollywood, Penélope Cruz todavía no cumple completamente su tarea. Eso sí, no le ha faltado ni amor ni trabajo en el intento. Por eso este año, la actriz española arremeterá otra vez no con una, sino dos películas: Don’t Move y Sahara.

La primera –que se estrenará este fin de semana en Estados Unidos– es el trabajo más celebrado y premiado de la protagonista de Todo sobre mi madre. ¿La razón? Cruz esconde su bello rostro y actúa en perfecto italiano para dar vida a una trágica empleada de hotel que se enamora del hombre que la viola. “Me encanta este personaje. Ella es un pequeño animal herido que tal vez inconscientemente escoge el camino de la autodestrucción”, explicó la española al New York Daily News.

Mientras en ese filme la chica debió realizar un largo viaje al fondo del alma de su personaje, en Sahara, el filme que estrenará el 8 de abril, la diversión fue la tónica. Y como mezclar los negocios con el placer nunca ha sido su problema, fue durante el rodaje de esa película que comenzó el romance con su colega Matthew McConaughey, y a juzgar por las palabras del guapo, la relación va por buen camino. “Hay algo entre españoles y tejanos que nos conecta. Penélope tiene un gran respeto por su origen, se respeta a sí misma y a sus antepasados. Y eso es algo tremendamente atractivo”, señaló el actor.

Así que si su aventura en Hollywood no prospera, quizás la actriz podría pensar en comenzar una familia, un deseo que ya ha hecho público. Incluso Cruz habría intentado adoptar a un pequeño en la India, pero su solicitud habría sido rechazada por ser soltera. Tal vez con Matthew las cosas pueden cambiar.

You May Like

EDIT POST