William Volcov/BrazilPhotoPress/LatinContent/Getty Images
jclar
February 05, 2014 AT 07:51 PM EST

Paul Walker murió siendo rico, y le dejó todo a Meadow, su hija de 15 años.

La estrella de Fast & Furious, de 40 años, quien falleció en un accidente automovilístico en noviembre, había acumulado una fortuna de $25 millones, de acuerdo a su testamento, obtenido por People.

El documento, sin embargo, acarreó algunas complicaciones.

RELACIONADO: El personaje de Paul Walker se retirará de las carreras de auto en Fast and Furious 7

El padre de Walker, albacea de la fortuna, le pidió al tribunal que nombrara a Cheryl, madre del actor fenecido, como guardia y custodia de Meadow. Sin embargo, la hija de Walker actualmente vive con su madre, Rebeca Soteros.

Cumpliendo los deseos de Walker, su padre además pidió que Cheryl fuese la tutora del dinero.

No sorprende que Walker le haya dejado todo a su única hija.

“Me había dicho recientemente que se sentía más feliz que nunca”, comentó Brandon Birtell, amigo cercano del actor, a People tras la muerte. “[Esa alegría se debía] al fortalecimiento de la relación con su hija y la claridad que eso le trajo a su vida”.  

You May Like

EDIT POST