COLUMBIA PICTURES
Alex Florez / ShowBizCafe
February 28, 2008 AT 05:00 PM EST

Visita ShowBizCafe para satisfacer tu dosis de cine

Elenco: Eric Bana, Natalie Portman, Scarlett Johansson

Director: Justin Chadwick

Guión: Peter Morgan

Clasificada: PG 13, por temas sexuales y algunas imágenes violentas

Calificación: C

La corte de los Tudor gobernó Inglaterra desde 1485 hasta 1603. Y los estudios de Hollywood, que han gobernado el cine norteamericano desde el siglo 20, se han comprometido a realizar una película por cada año de la dinastía inglesa. O por lo menos, eso parece. The Other Boleyn Girl es la película más reciente que trata sobre la familia real más famosa y polémica de nuestros tiempos.

El filme se basa en la exitosa novela escrita por Philippa Gregory, del mismo título. Dos hermanas, Ana Bolena (Natalie Portman), y María (Scarlett Johansson), son guiadas por la ambición de su padre y su tío, quienes buscan engrosar el poder de la familia haciendo que ambas cortejen los afectos de Enrique VIII, rey de Inglaterra. Las dos compiten por su amor y hacen todo lo posible para darle al rey el heredero varón que la reina Catalina no le pudo dar.

Aunque el filme tiene todos los elementos dramáticos necesarios para una película épica, se queda a medio camino de lograrlo. Aquí las actrices no son tan convincentes como lo fue Cate Blanchett en su interpretación de la reina Isabel I en las películas Elizabeth y Elizabeth: The Golden Age. Por su parte, Eric Bana, quien caracteriza a Enrique VIII, parece seguir haciendo el papel de Bruce Banner en Hulk, con sus miradas exageradamente rabiosas.

Para ser justo, el filme mejora a medida que va avanzando. Se vuelve más cautivante cuando nos damos cuenta de que la historia básicamente relata los antecedentes del reino de Isabel I. La verdad es que el libreto está bien trabajado, ya que el guionista Peter Morgan es experimentado en la temática. El año pasado fue nominado a un Oscar por su guión original The Queen, que contó con una excelente actuación de Helen Mirren. El fallo es del director Justin Chadwick, que no tiene la misma experiencia en el campo y termina con un producto que es más teatral y menos cinematográfico.

You May Like

EDIT POST