Arys L. Rodríguez Andino
Arys L Rodríguez Andino / Para People en Español
December 06, 2015 AT 04:02 PM EST

La artista puertorriqueña Olga Tañón llevó su fuego a la ciudad de Santiago de Cuba y las llamas lograron incendiar a un público de más de 300 mil personas que la aplaudió y la acompañó en 18 canciones de su exitosa carrera.

Bajo un sol tan candente como el fervor de sus fanáticos, la cantante inició el concierto en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales con “Aleluya”, en el que la acompañó su hija Gabriela.

A la solemnidad de este tema le siguió un rítmico “Bugaloo” en el que interactuó con el cuerpo de bailarines cubanos que subieron con ella a la tarima de la segunda ciudad más importante de Cuba.

“Esto es una tierra caliente y yo soy la ‘Mujer de Fuego’, así que vamos a terminar derretídos”, dijo antes de entonar ”Vivo la vida“ la artista boricua, quien vistió todo de negro con unas botas de tacón bajo que le permitieron moverse libremente.

FOTOS: El primer concierto de Olga Tañón en Cuba

Con un público que empezó a gritar tan pronto los divisaron, subieron a la tarima los integrantes de la agrupación cubana Qva Libre y el artista Descemer Bueno para cantar con Olga “Tú eres la razón”. Aunque la canción era una de las más esperadas, el sistema de sonido tuvo fallas y algunos de los intérpretes no se escucharon.

“Están más ‘pegao’ que un chicle caliente”, les dijo a los jóvenes con quienes grabó un vídeo musical en La Habana la semana pasada.

“La mala” fue la siguiente canción seguida por “Muchacho malo”, el cual la artista bailó con una energía que entusiasmó todo el público presente.

Con “Así es la vida” bajó de la tarima para caminar por una pasarela que estaba separada del público por vallas, pero un santiaguero se abrió paso y la sacó a bailar, pero sólo por un breve momento porque inmediatamente intervino las seguridad.

Para ser justa con quienes no disfrutaban del sonido porque la capacidad de las bocinas no llegaba al final de la plaza, la artista se desplazó para cantar “Cuando tú no estás” y “Que se vaya” en una segunda tarima mientras su corista, Marisol, la cantaba con los músicos en la tarima principal.

Para cantar “Cómo olvidar” regresó al escenario y volvió a mostrar su capacidad para bailar, a pesar de que en muchos momentos bromeó sobre su edad y caminó como si tuviera achaques por el paso del tiempo.

Como si hubiera sido planificado, un arcoíris se asomó en el cielo al mismo tiempo que un funcionario del gobierno de la provincia subió a la tarima para entregarle un documento enmarcado que la identifica como Hija Predilecta de Santiago, gesto que agradeció conmovida.

El reggaetón se apoderó del escenario cuando cantó “Bandolero”, interpretación que comenzó después de preguntar dónde están los hombres y dónde están las mujeres, algo que siempre genera una gran algarabía.

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

El nivel de energía había que mantenerlo en alto y Olga se detuvo brevemente para tomar una bebida energizarte. Aclaró, en broma, que no era whiskey.

Luego entrego a su público viejos éxitos como “Sé que vendrás llorando” y junto a una mujer del público de nombre Amparo cantó a dúo la balada “Son cosas del amor”.

La canción número 17 fue “Todo lo que sube” y en la siguiente, una recopilación de famosos temas cubanos, la acompañó Ángel, un artista santiaguero.

Una entusiasmada multitud coreaba “Castellano qué bueno baila usted” y luego bailaba mientras entonaba “que tú me quieres dejar y yo no me quiero ir, contigo me voy mi santo aunque me cueste morir “.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

Y no, no se querían ir, pero un aguacero sorpresa obligó a que la merenguera saliera de la tarima no sin antes agradecer a Dios haber podido cantar en Cuba, como lo prometió hace seis años.

You May Like

EDIT POST