Getty Images
People Staff
December 12, 2006 AT 06:00 PM EST

El percance que sufrió Lupillo Rivera este domingo, cuando su vehículo fue baleado en Guadalajara, México, se está complicando. Por una parte, el ataque no ha sido denunciado a las autoridades locales por el cantante y, por otro, peritos determinaron que el vehículo chocó antes de ser baleado.

Según el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, el incidente no fue ni un intento de robo, ni de secuestro, sino un percance vial. El programa El gordo y la flaca (Univisión) reveló que según expertos, el vehículo de Rivera presenta dos golpes en la parte frontal del lado del conductor.

Ahora se maneja la teoría de que el conductor del otro vehículo descendió de su auto tras el choque, el individuo habría discutido con Rivera y luego habría disparado, pero por el ángulo de los disparos, se cree que no quería herir al cantante, sólo asustarlo. También se determinó que el arma utilizada era calibre 25, considerado como bajo, y que no podía traspasar el vehículo. Sin embargo, una de las balas sí atravesó la ventana ubicada justo detrás de Rivera.

El reporte contradiría las declaraciones del representante de Rivera, Rafael Montiel, quien dijo a un programa radial en México que “Lupillo Rivera acostumbra tomar siempre el volante (…) al llegar a una esquina (…) se percató de que un sujeto se dirigía hacia ellos con un arma (…) aceleró y escuchó varias detonaciones que se impactaron en la camioneta, afortunadamente no sufrió heridas”.

Las autoridades aseguran que hasta el momento nadie ha levantado una denuncia. De hecho, el automóvil de Rivera fue encontrado el lunes en el estacionamiento del hotel donde se hospedaba y hasta el momento ha sido la única prueba de un supuesto delito.

You May Like

EDIT POST